RETO 50KM BTT

RETO 50KM BTT

Mayo es la época de nuestros retos. Después de pasar el invierno entrenando como podemos llegamos a la primavera con muchas ganas de pedalear y juntarnos con más mujeres.

Así que, como todos los años, lanzamos el Reto de hacer 50km con la bici de montaña rodeadas de cuantas más mujeres mejor. Este año superamos nuestro récord y nos juntamos 70 chicas!! Una quedada gratuita para todas las mujeres que quieren superarse a sí  mismas.

Pamplona es una cuenca, y podemos hacer recorridos muy variados y  pintorescos en pocos km, por montes cercanos o por bonitas pistas de gravilla. Y como no ha dejado de llover en  toda la primavera, esta vez nos decantamos por cambiar el tradicional recorrido por el Valle de Aranguren para hacer una incursión por la Cendea de Iza.

La mañana comenzaba algo gris, de esos días que dices, va a llover fijo. Pero la fortuna estaba de nuestra parte y tan sólo llovió al llegar al final del recorrido.

Las organizadoras del evento se encargaban de repartir las bolsas de bienvenidas a todas las participantes.

 

Un recorrido variado, por pistas hasta Erice de Iza, algo de montaña subiendo  por Otxobi, donde pillamos algo de barro, y bajada a Erroz. El paisaje estaba impresionante. El verde de los campos nos recordaba lo lluviosa que estaba siendo la primavera, pero amenizaba la ruta a nuestras pupilas.

No hay ruta sin percances y en ésta, tocaba una vez más arreglar una cadena rota. Por suerte ya casi todas sabemos arreglarla y pudimos seguir la marcha.

En un punto determinado, casi siempre damos opción a que algunas puedan acortar la ruta, así que un pequeño grupo de chicas nos abandonaba por el momento para juntarnos más tarde en el avituallamiento. El día estaba fresco y era mejor ponerse los chubasqueros y seguir pedaleando hasta el encuentro.

Mientras, el resto disfrutábamos de la subida y bajada de Otxobi a Erroz, una zona algo más técnica donde pudimos poner a prueba nuestras habilidades en el barro y descensos. Siempre se aprende algo y muchas se lanzaron por la bajada, aún no estando acostumbradas a ellas. Es divertido oírlas bajar. Para muchas es como estar en una montaña rusa.

La zona más divertida fue sin duda la senda de Anoz a Eguillor. Una zona junto al río con bastante humedad que parecía una pista de patinaje y que puso la nota emocionante al Reto 50k btt.

Saliendo de  Eguillor, estaba esperándonos el esperado avituallamiento. Gracias a las chicas colaboradoras, que por una causa o por otra no nos pueden acompañar en el Reto 50 Btt, pudimos degustar de un exquisito manjar a esas alturas de la ruta. Y es que, nada sabe mejor que un poco de fruta o bebida en plena ruta.

Ya sólo nos quedaba retomar la pista para volver al centro de la ciudad, y tras una buena ducha degustar la comida en las piscinas de la Txantrea con su correspondiente sorteo de regalos.

Este año tuvimos un montón de regalos gracias a :

Specialized Women España Larequi BIKE Plotter Papelería Charo Ullate Biraka Aplbike TURISMO TIERRA ESTELLA / LIZARRALDEA TURISMOA
Ciclos Martin El Tío del Mazo

Esperamos que el próximo año sigamos teniendo la misma aceptación tanto de participantes como de colaboradores.

Os esperamos el año que viene en nuestro tradicional Reto 50km Btt.

Este reto es posible gracias al equipo de trabajo Bizikume, colaboradores y a Oyuna por  las fotos tan chulas que nos hizo.

 

MARRUECOS WOMEN TOUR 2018

MARRUECOS WOMEN TOUR 2018

Viaje a Marruecos en BTT con un grupo de mujeres

 

Siempre había querido conocer Marruecos en bici. Mi último viaje allí lo hice de turismo total, coche y hoteles en ciudades. Pero quería volver para conocerlo en bici y las zonas más rurales.  Nunca pensé que me impactaría tanto. Hay imágenes que se nos quedarán en la retina para siempre.

Como ya tengo una edad, y me gusta viajar cómoda, buscaba una empresa que nos montara el viaje para disfrutarlo al máximo. Etapas cómodas, que no llegues a las mil, que te quede tiempo y ganas para conocer donde termina la ruta, no tener que cargar con equipaje, ni alforjas, y que casi no tengas ni que pensar, sólo dar pedales. Y sobre todo la seguridad de que si te pasa algo, tienes con quien contar.

Varias empresas me proponía el viaje con etapas de 70/100km, con 1500/2000 m de desnivel positivo. Pero para viajar en el plan que yo quería y con las chicas, me parecía mucho. Así que cuando conocí a Juan de Sport Bike Alicante, y le conté mi propuesta, nos entendimos perfectamente. Ellos hacen de soporte técnico en la Titan Desert, y están muy familiarizados con el terreno, el país, su gente y su cultura, además de ser unos grandes profesionales. Era un tamden de tres, Juan, Lola y Oscar.

Tras pasarme el planing  lo moví por mis contactos para que saliera grupo y allí que nos fuimos 8 chicas para conocer el país de la mejor forma posible, en bici y buena compañía. Vascas, navarras y gallegas. Una combinación muy divertida.

Empezamos empaquetando las bicis para llevarlas en el avión. Desmontar pedales, quitar ruedas, mover el manillar, y a la caja. Además usamos las propias cajas para llevar todo el material de la bici, de tal manera que podíamos llevar una maleta más en cabina con la ropa de calle.

Habíamos quedado en Fez. Vinieron a buscarnos y trasladarnos al primer albergue donde dormir, en Azrou, en el albergue de los Leones. Un lugar típicamente marroquí donde ya pudimos saborear la famosa sopa harira y el Tajín  esa misma noche, que nos acompañarían  durante todo el viaje. Nada de pasta y pollo como acostumbramos los ciclistas.

Antes de llegar el albergue, nos llevaron a ver un bosque de cedros, uno de ellos milenarios, y allí hicimos nuestros primeros amigos.

A eso de las 5 de la mañana me despertaron las sirenas para los rezos. Ya no había duda, no estaba soñando. El viaje había comenzado.

ETAPA 1. LA EMBOSCADA. Timahdite- Lago Sidi Ali, 36km, altura 2337. 715m desnivel +

Cuando viajas en bici sé por experiencia que el primer día suele ser duro, por el cambio de hora, el cansancio del viaje, y según van pasando los días, te vas sintiendo más fuerte.

Ese día no era una excepción y estábamos todas igual de pesadas.

Salimos de Timahdite hacia el lago Sidi Ali, en la región del anti atlas. Estábamos cerca de los los 1200 metros de altitud, hacía mucho calor, e íbamos tomando altura progresivamente. Enseguida nos dimos cuenta de que esa etapa iba a ser  muy dura, a pesar de ser tan sólo 36km en total. Mi pulsómetro estaba desbocado, iba a un ritmo super bajo y tenía 160 pulsaciones por minuto. Les comentaba a las del grupo que era normal que nos costara respirar. La parte más alta de la etapa llegamos a 2300m.

Fue una etapa trampa. Íbamos pasando casetas de piedra y adobe donde vivía alguna familia de pastores, nos seguían los cabritillos, vimos extensas llanuras con escasa vegetación, km y km sin ver apenas un árbol en la parte más alta, cuando de repente, cerca de un cañón, vimos un collado y había que cruzarlo. Al otro lado estaba el final de la etapa, el lago,  pero nos quedaba salvar una trepada de más de 1km de porteo con la bici.

Con el calor y la altura sumado al peso de la bici, puedo decir que fue un buen entrenamiento mental. Lo que no te mata te hace más fuerte. Lo de ver la nieve con el calor que hacía desconcertaba bastante.

Al llegar arriba se nos ocurre decir… lo qué daría por un bocata de jamón y una cerveza….

Pues al igual que si nos hubieran escuchado los dioses, tras el descenso y llegar al lago, allí estaban Oscar y Lola con nuestro más anhelado deseo. Cómo se saborea un bocata tras una etapa así. Nos lo tenían todo preparado. Menuda sorpresa!!!

 

Tras cargar las bicis, transfer a Midelt para descansar.

 

ETAPA 2. LOS NIÑOS DE LA CURVA.  Midelt- Circo de Jafar. Medio atlas. 34km altura, 2250m desnivel 800m+

Esta etapa comenzaba con sorpresa. Tras descargar las bicis empiezan a sacar peluches, chuches y bolígrafos para meterlos en las mochilas. No me había enterado de que íbamos a pasar por pequeños asentamientos bereberes, donde los chiquillos corren a buscarte para pedirte cosas.

La aproximación al circo fue bastante tranquila, a pesar del viento que hacía. Se veía las montañas nevadas frente a nosotras y hacía algo de fresco.

Cuando llegamos al circo, Oscar nos hizo asomarnos para verlo desde arriba. Fue impresionante. Recordaba al paisaje bardenero, pero bastante más abrupto.

Y la entrada a la garganta nos dejó mudas. Enormes paredes de piedra, un silencio absoluto y esa sensación de estar entrando en otro mundo… brutal.

Pero no estábamos solas, había algún listo intentando atravesar la garganta en 4×4 y se habían quedado atascados. Había que sortear zonas con rocas  bastante grandes caídas de arriba.

Algo más de 1km para salir de ahí y poder admirar otro paisaje inmenso. Nos encontrábamos en una zona totalmente rodeadas de grandes montañas, y como no, había que subir para salir de ahí.

En breve y como si de un documental se tratara, empezamos a ver niños corriendo hacía nosotras. ¿De dónde habían salido? Sus madres, cargando a otros niños en sus espaldas corrían tras ellos en nuestra dirección. Venían de un asentamiento cercano, sin luz, ni agua potable, con algo de ganado para sobrevivir. Nos habían oído y corrían a nuestro encuentro para pedirnos cosas. Se conoce que deben estar acostumbrados a que de vez en cuando, algún marciano pase por allí.

Se me llenaron los ojos de lágrimas. La sola idea de pensar que esa gente vivía allí con lo mínimo me pegó duro. Me quedé dolida un rato.

Esta vez la subida fue más llevadera, montadas en nuestras bicicletas íbamos admirando el paisaje según ganábamos altura. Nada por ningún sitio, sólo nosotras, y nuestra respiración.

Tras un cómodo descenso, llegamos al final de la ruta. Nos esperaba una buena ensalada de pasta para terminar la jornada. Conocimos a Brahim, amigo de Juan, que nos invitó a tomar un delicioso y calentito te marroquí junto a su familia. Entrar en una de esas casas te hacía sentirte especial. Lo poco que tienen y todo lo que te dan.

Pero ahí no acababan las sorpresas del día. Esa misma tarde, para dormir nos llevaron a uno de los poco albergues que hay por la zona, ya que  al ser ya alta montaña éstos escasean. Era una humilde casa con una familia súper hospitalaria con 4 hijas cada cual más cariñosa. La habitación tenía unas colchonetas en el suelo, con mantas,  la única calefacción que había era una estufa en una estancia contigua que daba calor al resto de habitaciones. Albergue Ouabass en Agoudim.

Gracias a los estiramientos que hicimos con Lola, nos dejaron de doler las piernas.

Cenamos comida casera y típica de la zona, hecha con mucho mimo por la mujer de la casa, y Oscar nos deleitó con unas canciones tuneras al venirse arriba con una guitarra. Fue una noche con encanto que jamás olvidaremos. Yo apenas pude dormir, fue entonces cuando descubrí que no había que beber tanto té por la tarde.

 

ETAPA 3. VADEANDO EL RÍO. Anfgour- Imichil. Lago Tisli.

Esta etapa nos guiaba Juan. Un hombre fuerte y decidido que proporciona una seguridad increíble. Si en algún momento llegué a sentir miedo en este viaje, fue en esta etapa. Pero la figura de Juan reconforta, y si él dice que se puede cruzar por ahí, pues te fías y pa´lante.

Era la etapa del río. Tras ponernos la crema de sol, hacemos un pequeño descenso por carretera, para en unos pocos km adentrarnos en unos senderos muy divertidos que poco a poco nos fueron acercando a un río. Tan pronto íbamos por senderos como que teníamos que bajar  a cruzarlo, primero con poca agua, y luego con más caudal. Fue una etapa de película del oeste. Sólo faltaba John Wayne silbando por ahí. Juan decía que ese era un camino transitado por burros, y, lo cierto es que costaba creerlo porque había zonas por las que justo podíamos pasar con la bici, pero… cuando lo vimos con nuestros propios ojos, no salíamos de nuestro asombro. ¿Cómo era posible? Burros cargados de sarmientos y sus respectivas amanozas!! Si no lo ves, no lo crees. Había zonas que ponían los pelos de punta pasar con la bici, de hecho nos desmontábamos para evitar caernos por la ladera.

 

En alguna zona tuvimos que hacer cadenas  para pasar las bicis, el caudal era fuerte, y la corriente podía arrastrarnos. Estábamos encajonados, como en un gran cañón y tardamos unas cuantas horas en salir del cauce.

El final de etapa de hacía esperar, allí en ninguna parte. Por suerte, el resto del equipo estaba esperando con un buen bocata de jamón. Mientras lo comíamos, secábamos nuestros pies mojados al sol.

 

El transfer terminaba en Imichil, pasando grandes puertos de montaña. Es increíble como Juan se sabe orientar por estas tierras sin gps ni por la carretera. Al llegar vimos el famoso lago Tisli.

Sorprende ver tanta agua en una zona tan desértica. Es como un oasis en la montaña.

 

ETAPA 4.  LA GRAN SORPRESA. EL PUERTO SOUNTETE- AGOUDAL- TAMTATTOUTHE 80KM ALTITUD 2700, 600M DE DESNIVEL+

 

En esta etapa nos guiaría Lola. Una etapa que por su longitud y desnivel, hicimos por carretera. Para no asustarnos tan sólo comentamos que había un puerto de 16 km, pero nadie dijo que al final de la jornada llegaríamos a los 80km. Una etapa que bien podría parecer a cualquiera de las del tour de Francia. Dejábamos atrás un paisaje de montaña fría y pelada,  para llegar   a la meseta y empezar a ver campos de cultivos y bonitos colores y formas  onduladas en las formaciones rocosas. Un paisaje mucho más cálido y acogedor.

En la parte más alta de la etapa, Juan y Oscar nos tenían preparada la sorpresa del viaje.

Comer jamón o beber vino en un país árabe puede parecer un lujo, al estar lejos de tu casa. Pero llegar a 2700 m de altura, en mitad de la etapa y tener una parrillada de verduras y costillas asadas, no tiene precio. Devoramos todo como si no hubiera un mañana, y es que entre la altura, el cansancio, y el frío todo entraba de maravilla. Fue un regalo que les dio todos los puntos a esta empresa para repetir con ellos  a cualquier parte del mundo.

Las vistas desde allí arriba te dejaban sin palabras. Sólo quedaba escuchar el viento susurrando en nuestros oídos, acariciando nuestras mejillas, despeinando nuestros cabellos. Y dejarse llevar.

Ehh!! Chicas!! Que toca bajar!! Eso si que fue una pasada!! Un largo descenso hacía los valles sembrados de cereal, pudiendo ver los pueblicos de la zona, mujeres lavando en el río, hombres tirados al sol pasando la tarde…

Y al llegar, un hotel de 4 estrellas nos esperaba con su piscina. Ni nos lo pensamos, de cabeza al agua!!. Un lujo de habitaciones, de noche con música regional y un poco de baile para soltar las piernas.  Fue una buena jornada de recuperación.

ETAPA 5. LA LLAMADA DEL DESIERTO. ERG- CHEBBI- MERZOUGA. 16KM NOCTURNOS

Cuando viajas con gente experimentada, te ahorras buenos sustos y palizas. Y esta era una de esas ocasiones. Juan había consultado el tiempo, y durante la aproximación al punto de salida, fue comprobando como se iba a levantar una tormenta de arena. Situación que era muy incómoda para pedalear como pudimos comprobar más tarde, sin ni siquiera montarnos en las bicis.

Así que ese día lo dedicamos a hacer un poco de turismo, a priori…

Fuimos pasando varios pueblos, ubicados en grandes palmerales. Pasamos por alguna garganta más, esta vez en coche, para ir acercándonos poco a poco al desierto. No deja de ser una  extensa llanura sin vegetación alguna y con zonas de arena y piedras.

Para comer, paramos en una haima cerca de unos antiguos pozos de agua. El señor que nos acogía,  un personaje con mirada enigmática y penetrante,  que bien podía haber salido del libro de Alí baba, nos guío por los pozos bajo tierra por donde llevaban antiguamente el agua hasta el desierto.  Hacía hasta fresco allí abajo.

Y ahora, al ver los dromedarios ya no quedada duda de lo cerca que estábamos en el desierto.

 

Nada más bajar del coche,  nos dimos cuenta de lo que significaban las palabras de Juan, hoy no se puede pedalear. El viento levantaba la arena y la hacía colarse por cualquier hueco posible entre nuestras ropas. Con los ojos en modo chinos, no tuvimos que proteger del viento con pañuelos y gafas.

Realizamos ahí mismo el almuerzo matinal. Como de costumbre, la familia nos obsequiaba con un té de bienvenida. Te sorprende tanta hospitalidad. Quizás porque Juan para  allí cada vez que viaja a Marruecos. Te hacen sentirte como en casa.

 

Una parada más en un mercado especializado en materiales y tejidos  de Marruecos, como alfombras, perfumes, gemas, metales y demás productos a la venta. Colores, materiales, olores… un sinfín de estímulos para todos los sentidos. Y degustación de té.

 

Sin duda lo que más me llamó la atención de aquel lugar eran las bicis de los empleados, y ya pasada la tormenta de arena, y el mono que yo tenía de hacer km, no pude resistirme a pedirle a uno de ellos su bici y darme unas vuelticas por el parquing mientras mis compis miraban toda  la cacharrería del interior.

Ya no quedada nada para llegar. Y mientras viajábamos en el coche, pudimos observar como a lo lejos se iban definiendo unas figuras en forma de montañas de arena. Eran las dunas, que se hacían más altas según nos íbamos acercando a ellas.

Ahí tuve la sensación de haber cruzado el umbral de la realidad. En mi anterior viaje a Marruecos,  ni nos habíamos acercado a esta zona del sur. Y tras ver el hotel que nos esperaba, me imaginé siendo la protagonista de uno de los cuentos de las mil y una noches.

Eran cerca de las 6 de la tarde y tras deliberar qué quería hacer el resto del grupo, mientras ellas decidían tomar un baño en la piscina del oasis hotelero, yo decidí montar mi bici y bordear las dunas junto a Oscar y Asier. Nos pilló la noche en una salida de poco más de 15 km que sin duda alguna fue la más espectacular de todo el viaje para mí. La caída de la noche, el silencio del desierto, la tenue  luz del atardecer,   con sol dibujando la silueta de las dunas, me dejó una imagen en las retinas difícil de olvidar.

Ya sólo quedaba una etapa y yo quería aprovechar el viaje al máximo.

Esa noche fue muy especial. Pudimos ver el anochecer en las dunas, escuchar el silencio del desierto, pisar la cálida arena con los pies desnudos  y al amanecer ver la salida del sol desde muy temprano antes de desayunar. Allí, todos juntos mirando al horizonte, esperando con expectación la salida del astro sol.

ETAPA 6.  RODANDO POR LA ARENA. DESDE ERG CHEBBI A ERFOUD. 34kmaltutud 815m, 80m de desnivel+.

Ya hemos comentado antes que esta empresa hace de soporte técnico en la Titan Desert, así que parte de las etapas, eran las que se han hecho en algunas ediciones. Lo cierto es que las etapas de las dunas son un auténtico tostón, ya que apenas se puede ciclar. Lo que si hicimos en esa etapa fue pasar por bancos de arena que se iba apareciendo en nuestra ruta. Eso trajo unas buenas risas gracias a las caídas que se iban dando. Hay que pasar con decisión y con mucha vuelta de pedal, para que no te quedes atascada sin tracción en las ruedas.

 

Según nos íbamos alejando de las grandes dunas, éstas nos dejaban la imagen inversa que vimos a  la ida.  Se iban haciendo cada vez más pequeñas y nos iban recordando que el viaje iba llegando a su fin. Ya lo dijo Sinda, nuestra compi gallega,  las despedidas duelen, y traen malos entendidos. Nadie quiere irse y estamos todos mudos, como enfadados, ausentes.

Me entristecía dejarlas atrás y apenas podía disfrutar del paisaje totalmente desértico que nos iba acompañando en éste última etapa. Nada por aquí, nada por allí, tan solo la figura de Juan guiando el grupo, y una vez más, ofreciendo esa seguridad que nuevamente  necesitaba.  El desierto acojona.

Unos pinchazos inesperados nos devolvieron  a la realidad. Estas montada en tu bici y tienes que salir de aquí cuanto antes, se acerca otra tormenta de arena.

La llegada al punto final me emocionó sacándome alguna lagrimilla. El viaje llegaba a su fin.

Allí  unos chicos nos esperaban para vendernos fósiles y figuritas. Les regalé mi bidón, el mismo que me había acompañado en todo éste viaje. A cambio, un manojo de fósiles para colgar del cuello. Un recuerdo de éste viaje por el Marruecos más rural que nunca antes había conocido.

Quedaba el viaje de vuelta, en coche, con una noche más en Midelt,  para seguir al día siguiente hasta Fez a tomar el avión a casa.

Un viaje que nos deja además de bonitas estampas unas buenas amistades, con las cuales sé que volveremos a coincidir dando pedales.

GRACIAS POR HACERNOS VIVIR ESTA EXPERIENCIA. HASTA LA PROXIMA!!

 

 

 

Cómo tener éxito en una kedada de chicas

De unos tres años aquí, están creciendo afortunadamente los grupos de chicas y las kedadas. Chicas que como tú se animan a juntarse con más chicas por varios motivos.

Porque llevamos nuestros propios ritmos, porque nos  gusta pararnos, porque nos gusta hablar de nuestras cosas, porque queremos conocer nuevas rutas…

Y eso, a veces nos hace convertirnos en “guías”. Las Bizikumes somos de Navarra, y ya vamos teniendo socias en otras provincias. Yo nunca había hecho bici de monte por Guipúzkoa y gracias a ellas estoy conociendo sitios realmente espectaculares.

Muchas chicas se bajan rutas de btt de wikiloc y hacen de exploradoras de los terrenos para enseñarnos esos paisajes de ensueño, esas sendas que tanto nos gustan o las bajadicas más divertidas.

Te ha tocado alguna vez hacer de  guía de btt en una kedada por tu ruta favorita?

Si aún no lo has hecho, aquí  van algunos consejillos para que todo salga a pedir de piernas!!

La ruta: 

Damos por hecho que te conoces la ruta al dedillo y sabes hasta escapatorias por si hubiera algún percance.

Que la has preparado con mimo y deseas que todas las chicas la disfruten  tanto como tú.

La kedada:

Con la ayuda de las redes sociales y el mapa que vamos ampliando con  más grupos de chicas, cada vez son más frecuentes las kedadas. Muy enriquecedoras y en la que te puedes encontrar con chicas de todos los niveles tanto físicos como técnicos. Lo bueno sería tener un grupo homogéneo, pero no suele ser lo habitual. Así que vamos a ver cómo te puedes organizar para que todas puedan disfrutar de la ruta.

Recepción del grupo:  

Lo ideal es que te presentes como la anfitriona mientras van llegando las chicas y vayas contando cómo va a ser la ruta. Kilometrajes, desniveles, tramos técnicos, peligrosos o carreteras, así como zonas de interés turístico o bares para el almuerzo.

Esto ya debería figurar en el cartel de al kedada, pero hay muchas que se lanzan a la piscina sin saber mucho sobre desniveles o dificultad del terreno.

Para detectar un poco los niveles, puedes ir preguntando a  las chicas y saber si están preparadas para la ruta. Si tienes confianza con alguna, y el grupo es poco homogéneo, se puede plantear la posibilidad de dividir el grupo por ritmos, o para acortarla  un poco si hiciera falta. Si es así, es  mejor tenerlo hablado de antes y saber puntos dónde se pueden juntar los dos grupos.

Equipamiento:

Es muy recomendable comprobar el equipamiento. Pasa lista:

Casco, guantes, gafas, calzado y ropa apropiada, impermeable si hiciera falta. Es bueno haber mirado el parte meteorológico de antes para evitar sorpresas.

Así como comida y agua suficiente para afrontar todo el recorrido. Si conoces fuentes por el camino es el momento de decirlo, para no cargar peso de más.

Comprobar el material: 

Además del material extra que tú puedas llevar como guía, es conveniente que todas lleven al menos lo de ésta lista.

Yo incluyo un botikin, teléfono para emergencias, mechas para tubeles, manta térmica.

Cámaras del tamaño de su rueda, bomba, troncha cadenas o eslabones,  multi herramienta.

Además, puedes comentar que revisen los cierres de las ruedas, los frenos, la presión de los neumáticos etc para tenerlo todo bajo control.

Precauciones: 

No está de más ya que estamos en un entorno natural,  recordar que no debemos tirar nada al suelo, que hay que respetar las plantas y animales, así como no ir gritando ni alborotando.

Para poder guiar al grupo es conveniente avisar que:

Deben ir por detrás tuya, y por delante de la que haga de cierre, si es que la hay, para que no se pierda ninguna. Tener siempre contacto visual con  TODO el grupo y re-agrupar a menudo y contarlo.

En caso de imprevistos como perderse,  mencionar que es mejor quedarse dónde te has dado cuenta, y si llevas silbato, tocarlo para que te puedan localizar. O simplemente silbar. El caso es que se les oiga.

En caso de caída o avería, avisar lo antes posible a las guías para poder reagrupar cuanto antes. Es muy típico que dos se paran a reparar un pinchazo y el grupo se va alejando sin saber nada de eso.

NADIE SE PARA SIN AVISAR.

Activar el protocolo de accidentes en caso de caída. Proteger, avisar y socorrer. No hace falta que seas socorrista, ni médico, pero unos conocimientos básicos de primeros auxilios no está de màs conocer.

Proteger la zona, para que ninguna más se haga daño. Avisar al 112 si hiciera falta, y socorrer como buenamente puedas. A veces con tapar a la victima y no tocarla es suficiente.

Para que ésto no ocurra es bueno que conozcas las zonas de más peligro de la ruta y avises a todas. Puedes hacer un STOP, y comentar lo que hay, una bajada fuerte, un cruce con poca visibilidad…  Pero aún así, siempre puede haber percances y es mejor estar preparada para lo que pueda pasar.

En marcha!!

Si tienes quien te ayude es mejor que una guíe por delante y otra haga de cierre, para que todas las chicas sepan quien va cerrando, y evitar distanciarse y perderse.

Si disponéis  de material del club, como gps o walkies es bueno que lo sepan usar todas  las chicas del club, ya que son materiales de gran ayuda para este tipo de rutas.

Reagrupar  tras senderos ya que se suele alargar el grupo y se pierde visibilidad.

Si una vez en marcha detectas que alguna no va a superar la ruta, bien por dificultad técnica o por física,  es mejor avisarle cuanto antes de que o bien se de la vuelta, o que le acompañe otra chica para no dejarla sola. Esto es lo peor que te puede pasar en una kedada, por eso es tan importante conocernos, y saber desde qué punto partimos. Saber si una está preparada para esa ruta es la clave para que todas disfrutemos.

Si la salida es para TODOS LOS NIVELES; es el grupo en general el que se tiene que adaptar al ritmo de la última. Y como guía priorizar el ritmo para que las que van últimas vayan cómodas.

A la hora de pasar cruces, es bueno que la que conoce la ruta se quede a que pasen las últimas y la cabeza no se distancie por delante, para que no se pierda nadie. Una vez hayan pasado todas, volverías a tu puesto delantero.

Es importante también ir cerrando puertas para evitar conflictos con los vecinos que tienen ganado. Abre la chica de delante, cierra la última. Esto relentiza un poco el grupo. Respetar la propiedad privada.

Por cierto, hablando de ganado… no tocar los cables que ponen que son eléctricos. Lo digo por experiencia, jeje, aunque es corriente alterna, y no hace nada grave, el susto que te mete es monumental.

Si es zona de paseantes, es de cortesía cederles el paso, avisando que somos un grupo, y que si seguimos ciclando a la par, el grupo ciclista aminore al ritmo. Ante todo respeto.

En senderos,  bajadas, zonas técnicas de subida, barro… lo mejor es dejar una distancia de seguridad para no tirar al resto del grupo, o que todas puedan tener la oportunidad de hacer el tramo montadas.

Avisar de la bajada por si hay que ajustar la bici, bajar el sillín, abrir la suspensión, etc

Y… como buena guía de la zona, si eliges una ruta por su interés además de deportivo, cultural, puedes hacer paradas y contar todo lo que sepas de los lugares señalados.

A mi esto es lo que más me gusta cuando voy fuera. Ya que muchas veces por el monte no tiene referencias de los pueblos por los que andas cerca, por lo menos conocerlos y saber un poco de historia.

Al finalizar…

Todo ha ido bien en la ruta, ningún percance, todas reunidas ya de vuelta, pues que mejor manera de celebrarlo y de comentar los chascarrilos del día que tomendo una buena cerveza!!

O igual has organizado una ruta gastronómica-deportiva y cultural… y tenéis un menú esperándoos en el mesa!! Si es así, no dejes de avisarme para la próxima!!

Tienes alguna ruta para organizar una kedada? quieres que te ayude a montar una?

A tu salud!!

Cómo comer en tus salidas en bici

 

Tracks Girls la forma más divertida de viajar

¿Sabes lo que son los tracks Girls?

Una de las cosas que echaba de menos cuando competía era poder ver los lugares a dónde viaja con más tranquilidad.

Bien fuera en bici de monte o bien de carretera, pasábamos por sitios siempre muy bonitos… pero a toda velocidad. Ahora gracias al club de mujeres en bici Bizikume tengo la posibilidad de verlos y saborearlos.

Pero además he conocido Tracks Tour  y sus tracks Girls

Una empresa de rutas por todo España y Marruecos que no te dejará indeferente. Con un montón de destinos, rutas autogiadas y casi a la carta, para que puedas elegir dónde pasar tus próximas vacaciones en bici. Las hay de montaña y carretera. Yo sólo he probado las de montaña, que no es fácil pillar 4 días de fiesta con tanto trabajo como tengo. Las hay de dos y tres etapas, pero ya puestos a irme siempre elijo de 4. Junto con el tracks de la ruta, incluye el alojamiento y si lo deseas, el transporte de maletas de hotel a hotel.

La conocí gracias a Ruth Moll y Fátima Blázquez, compañeras mías de la época profesional, y ellas regentan las rutas de Tracks AsturesTracks Ibiza.

He estado en las dos y se nota que son rutas elegidas por chicas que les apasiona la bici tanto como a mí, ya que las he disfrutado muchísimo. A la de Asturias fuí con mi pareja, y lo pasamos muy bien, nos gustaba el formato, las vistas, la dureza de la ruta… Y a Ibiza fuí el verano pasado con las chicas del club y lo pasamos en grande. El recorrido es espectacular, con opción de hacer Fomentera también. Tienes la versión dura y la suave, y desde luego que te recomiendo la suave para que te quede tiempo a la tarde para ir a la playa y disfrutar del ambiente ibicenco. Y si tienes cuerpo y ganas, visitar una de esas macro discotecas… Nosotras, cuando decimos que  de vacaciones en Ibiza no fuimos a una discoteca, nos preguntan  ¿y qué hicísteis?

He tenido la suerte de conocer también tracks del diable y tracks volcans . Esa vez fue en formato tracks girls dónde nos juntamos un reducido grupo de chicas, no más de 10 para disfrutar de unos días de autentico montain bike. Y eso ya fué una pasada. De vaciones, bici y conociendo  chicas nuevas con las que compartir mi  afición!!

Así que, después de conocer todo ésto, me lancé a la aventura para crear mi propia ruta. Navarra es una comunidad de contraste, y si algo llama la atención de sus paisajes son sus bosques. Tracks Basandere te adentra en ellos para que puedas sentir esa magia que esconden.

gemes

Basandere era la compañera de Basajaún, serés de la mitología vasca que cuidaban de los bosques. Si estas en silencio, a veces puedes llegar a escuchar sus susurros mezclado con el roce de las hojas de los árboles y el murmullo del viento.

Robles, hayas, abetos, pinos… atravesar grandes praderas para adentrarte en unos bosques que parecen encantados. Recorrerlos por senderos que serpentean entre sus árboles, dejando pasar nítidos rayos de sol haciendo unos juegos de luces especatulares.

ainhoa

La ruta comparte varios kilometros del Camino de Santiago, concretamente los 4 primeros en la segunda etapa y los últimos 10 de la cuarta saborando así el buen ambiente del inicio del camino que tienen los peregrinos. Roncesvalles y su colegiata acogen a éstos intrépidos caminates con sus grandes mochilas y sus botas de montaña. Son inconbustibles. Hay gente que vuelve al camino cada año!!

ortzantzurieta

Esta ruta pasa por diversos pueblos abandonados y un puente colgante que te harán poner los pelos de punta. No me la imagino yo haciendola de noche!! Y durante gran parte del recorrido puedes ver los pirineos, es esta época estan nevados y es espectacular.

peña

 

¿Qué te voy a contar yo de ella? Lo mejor es que vengas a conocerla y me lo cuentes tú. La tienes en formato de dos, tres y cuatro días y si es preciso algo suavizada, para que la disfrutes sin llegar excesivamente cansada al hotel.

Yo de mientras voy buscando otro destino tracks para pasar mis vacaciones. ¿Playa o montaña?  ¿Vino, sidra, langostinos, jamón? o ¿qué pensabas? ¿que todo es bici en tracks??

Y si lo que necesitas es una cuadrilla de amigas para vistar alguna de las rutas, no dudes en consultarnos fechas de los próximos tracks girls tanto de monte como de carretera. 

 

 

Como preparar una ruta btt para chicas

Como preparar una ruta btt para chicas

COMO PREPARAR UNA RUTA PARA TU GRUPO

Seguro que con la llegada del buen tiempo estás deseando invitar a tus amigas ciclistas a pasar un buen día de ruta por tu pueblo, bien sea de monte o de carretera.

Como bien sabes, los grupos de chicas están en constante crecimiento. Nosotras las Bizikume, por ejemplo somos ya 150 y seguimos creciendo. Estamos creciendo tanto que nos vamos dividiendo por zonas de la provincia. Así podemos disfrutar de más rutas por tierras aún sin explorar. Y las chicas hacen de embajadoras de sus valles y localidades. Sin ir más lejos, las chicas del famoso y bucólico valle de Baztan nos están preparando una ruta de montaña con comidica incluida.

Al hacer esto enseguida surgen las dudas. ¿Cuantas estaremos?, ¿qué ruta les hago?, ¿será mucho, será poco? ¿Qué kilometraje y qué desnivel? ¿Seremos todas del mismo nivel?

Bien, hay varias cosas que puedes tener en cuenta al organizar la ruta para que tengas éxito. Aún así piensa que siempre pueden pasar cosas que se te escapen y no tengas un plan B, no somos perfectas y tus amigas seguro que lo entienden.

Si ya te has animado a preparar una ruta es porque ya más o menos te desenvuelves sola con la bici. Que ya no dependes de nadie para arreglar un pinchazo, o cualquier problema que tengas en la ruta más o menos lo sabes solventar. Tenlo presente porque vas a ser la anfitriona!

Vamos a ver una ruta de chicas de montaña

Tus amigas; conoce al grupo: 

No cave duda que cuanto más conozcas al grupo, mejor te lo vas a pasar y más fácil te va a resultar elegir el recorrido puesto que ya sabes lo que andan. Pero también es cierto que si quieres conocer a más chicas o van a venir las amigas de tus amigas tienes que cuidar ciertos detalles.

Debes saber más o menos cuantas van a asistir, si las conoces, lo que les gusta, bajar subir, llanear, pistear, etc esa te va a dar mucha información para elegir el recorrido.

 

javierada 2017

La fecha y el tiempo:

Eso es algo que por estas tierras es lo primero que miramos. Aquí el tiempo es bastante inestable y a la hora de poner una fecha o de lanzarte a asistir a alguna quedada, hasta última hora no se anima ninguna a decir con seguridad que asistirá. Estamos acostumbradas a mojarnos, pero un día de chicas, mejor con buen tiempo.

La ruta:

Una vez que ya sabes quién, cómo y cuándo, ya puedes ver el recorrido teniendo en cuenta las características del terreno. Sobre todo en dificultad, kilometraje, desnivel y estado de la ruta, si puede haber barro o no. Y una cosa muy importante, escapatorias.

Seguro que la ruta por dónde les vas a llevar ya te la conoces al dedillo y esos detalles no se te escapan, pero lo dicho, una jornada con mucho barro puede ser una autentica tortura. Y lo sabes. Si no te la conoces, pero es una ruta que te han dicho que… lo mejor que puedes hacer es ir a inspeccionarla para no llevarte sorpresas. Distancias de las subidas, las chicas preguntamos mucho eso, desnivel total en positivo, para hacerse una idea de lo que van a subir, si hay bajadas peligrosas o que les pueda frenar un poco. Ponte en sus piernas y piensa como ellas. Es mejor pecar de menos que de más, que se queden con ganas que que seguro vuelven a por más si has sido buena anfitriona. Ten en cuenta el tiempo que les va a costar a ellas. Contra mayor es el grupo, más va a costar el avance, ya que paramos a sacar fotos, a quitarnos ropa, a mear… Si la ruta es de tarde… calcula la hora máxima para poder llegar a casa antes de que el sol… te diga que es de noche! Ponle música a la vida!

Puedes tener un plan B con recorrido alternativo, mas corto, menos técnico, que  se divida en algún punto y luego se vuelva a unir, para eso necesitarás si o si…

Colaboradoras:

o colaboradores, gente que puede ir con el grupo, que conoce la ruta y que te van a echar una mano. Lo ideal es que una vaya delante y otra detrás con las más rezagadas, de tal manera que en los cruces no tengáis que parar a esperar mucho, sobre todo si hace frío. Si ya tenéis walki talkies, ideal por si ocurriera algún percance y hubiera que avisar. O móvil… Con cobertura. A mi no me gusta mucho dividir el grupo, pero si hay mucha diferencia de nivel, pasa al plan B o alguna te aborrecerá para el resto del día.

Duchas y cervezas:

Si ya tienes eso apañado, un local para ducharse y tomar luego una cerveza o incluso comer algo, serás la anfitriona perfecta. Lo mejor es que avises que hay esa posibilidad y llegaremos con nuestros bolsos repletos de secadores y maquillaje. Bueno, yo no, soy mas de cervezas y patatas.

El gran día:

Has avisado a todas, todas te han confirmado asistencia, mejor saber cuantas vamos en ruta, para no perder a nadie por el camino. Antes de salir, no está de más hacer un repaso de sus bicicletas, alguna siempre hay que no ha hinchado las ruedas, o que le falta un tornillo, a la bici!!

Ten paciencia por que podemos ser muy pesadas, o tener muy buen rollo, todo puede ser en un grupo y debes tener la mente abierta. Deja claro que tú eres la guía e intenta que nadie te cambie el recorrido, porque sabe un atajo o cualquier otra sugerencia. Lo mejor es ceñirse al plan, salvo percances, obvio.

Lo bonito de salir con chicas son las conversaciones, el ritmo, el buen rollo entre todas, que nos esperamos… es bueno que se sepa cual es el objetivo de la quedada para que todas vayamos en sintonía. Habrá días más cañeros o más suaves, pero este día, lo marcas tú.

Si hubiera algún  percance, tipo pinchazo, o rotura de cadena, o caída, lo mejor es parar todo el grupo. Tu te vas a parar seguramente a echar una mano, y el resto debería parar para no avanzar sin saber por dónde es el camino y por no tomar distancia que luego será difícil contactar. No se debe dejar nunca a nadie sola por ahí. Da igual lo que diga. Todas juntas o en pequeños grupos, salvo que decida volverse. Ir sóla en una ruta, porque las demás van más rápido o por la razón que sea, es muy duro psicológicamente. Además esa persona puede perderse, sufrir una caída o golpe de calor y puede ser un mal día para recordar.

pinchazo javierada

Vete controlando los tiempos de paso por puntos que ya tengas medidos y ve acortando la ruta si hiciera falta, o al revés, si ves que están disfrutando, que van muy bien de tiempo, que hay nivel, puedes saltarte las reglas y meter algo improvisado para sorprenderles. Eso ya es anfitriona nivel pro. Ten escapatorias o referencias de por dónde queda la carretera por si hubiera que atender una emergencia. Nunca esta de más que te sepas orientar.

Y al final de la ruta, cuando todo ha salido como esperabas, tiempo de lavar y secar, mientras otras nos vamos de terracitas. De lujo, ya te pueden invitar a su pueblo que te lo has ganado. Chapó!!!

Espero que esto te ayude con esa gran cita a la que espero que me invites, eso si, con mis amigas!

bizipote javierada