Rodando a los 70, Matilde

Rodando a los 70, Matilde

Siempre he pensado que no hay edad para nada. Lo vemos a menudo en las noticias, como algo extraordinario, una octogenaria quiere subir el Aconcagua, un centenario corre los 100 metros lisos…

Llevo mucho años practicando deporte y una de las cosas que más me llamaba la atención cuando viaja a competir fuera de nuestras fronteras era la cantidad de gente mayor que veía aún en ese mundillo. En ciclismo, en los mundiales máster en Bélgica éste año había señoras de 70 años, en los triatlones en Francia y en Alemania también. En cambio aquí, no es muy habitual ver a mujeres de más de 60 haciendo deporte y participando en carreras populares.

De hecho pienso en mi madre que ronda los 65 y no me la imagino haciéndolo, creo que no sabe ni andar en bici, y mira que he insistido… Le tiene miedo. Sé que de joven se dedicó a correr croses, poco habitual en su época. Y eso llamaba la atención.

Por eso hoy os quiero hablar de Matilde. 

La conocí en una charla que dí en Pamplona, sobre mujeres y bicis. Asistió como público. Yo comentaba cómo la bici había ayudado a muchas chicas del club a salir  de malos momentos en su vida. Tres casos que me marcaron mucho y fue ahí donde me dí cuenta de la magnitud de éste proyecto. Somos más que un club, más que un grupo de amigas que andan en bici. Somos un grupo humano que nos ayudamos unas a otras.

Al terminar la charla y entrar en la rueda de preguntas, ella nos comentó que también había disfrutado de la bici. Nos decía que para ella era muy fácil saber cuando tenía que cambiar de desarrollos, que te lo pedían las piernas. La invité a hablar un poco más de sus experiencias y nos contó que salía junto a una amiga suya, pero que ésta falleció. Nos quedamos tristes, casi llorando… se emocionó…y me preguntó si yo creía que podía salir con nosotras. Claro que si!! le dije. No tengo la menor duda. Y no me equivoqué.

En un momento nos vimos haciéndole la ficha del club y ya formó parte de nuestras vidas.

Matilde llegará rodando a los 70, y es que no hay quien la pare. Ni siquiera la primera caída que tuvo el primer día que quiso venir con el grupo.

Acercándose al lugar de la quedada sufrió una caída y se rompió la muñeca, la mano tonta que dice ella. Pero eso no fue impedimento para que ella siguiera aportando al club toda la buena energía que desprende.

Acudía a cada quedada, sin bici, para sacar fotos, lo mismo se venía a un puerto y nos había preparado un avituallamiento, o nos cogía los chubasqueros. No se perdía nada.

Al poco de recuperarse de la mano, me dijo que quería mejorar su nado. Hacía tan sólo 4 años que había aprendido a nadar y tenía algo en mente. Empezamos con las clases y al poco me comentó que quería hacer un triatlón. Le dije que hay uno en Donosti ideal para iniciase y empezamos con la programación.

Al mismo tiempo, y ya recuperada de la mano, había empezado a salir con su bici de hace 20 años, claro, con poco desarrollo, manillar estrecho… Pero que se subía cualquier cuesta, su ritmo, pero subía.

Así que su siguiente inversión fue comprarse una bici. Tuvo que vérselas con el vendedor que insistía en venderle una eléctrica y ella, que no, que quería una bici para sudar. El cambió fue espectacular. Salió de la tienda con su bici nueva, con todos los complementos que pidió, incluido el timbre. Tiene una ruta que la llama la rutica Matilde y lo necesita para pedir paso a la gente que pasea junto al río.

Comenzamos en septiembre con los entrenamientos para el triatlón de la mujer en Donosti, y entre correr, nadar y andar en bici, se ha puesto muy muy fuerte. No hay quien la pare!

Zapatillas nuevas para correr, prueba de esfuerzo porque nunca se había hecho una, y con una ilusión que más quisiéramos algunas.

De las primeras rutas que hizo con su bici nueva fue ir de Leitza a Donosti- San Sebastian por la vía verde del plazaola. Os juro que pasaba miedo  de verla correr tanto, ya que bajábamos a más de 40km/h.  Había que verla disfrutar en cada charco. Al tener algo de amortiguación  en su nueva bici, iba buscando los charcos para sentir cómo la sacaba. Gozó como una enana.

A veces nos reímos con ella, porque es muy salada. Nos aparece con una gafas de su época, vintage y  le decimos, vas a la moda Matilde!!

Otro de los retos de Matilde a sus casi 70 años es remar en una piragua y subir al santuario de San Miguel de Aralar en su bici nueva.

Siempre le digo que no hay nada imposible si se entrena y se preparan la cosas, y en eso estamos. Ha colocado su bici vieja en el rodillo, y cuando no puede salir y le toca bici, se pone la tele y a entrenar!!

Desde luego que si seguimos así , cualquier cosa que se proponga lo conseguirá porque ilusión la tiene toda. Es el alma de Bizikume. Y sabe perfectamente que hay salidas a las que ella tanto por nivel como por técnica, no puede asistir pero eso no hace más que darle alas para seguir progresando y poder compartir junto con nosotras el mayor número de salidas. Es una más. Es Matilde.

El mapa de grupos de mujeres Ciclistas

Como ya os dije hace un tiempo, quería hacer un  mapa con los grupos de chicas cicloturistas de España. Muchas sois las que me habéis escrito para empezar a montar en bici. Lo ideal es hacerlo apuntándote a un club o grupo local. Pero no todas tenéis la fortuna de contar con uno cerca de dónde vivís, aunque poco a poco van creándose gracias a vuestra necesidad.

Es la misma que tuve yo hace ahora tres años. Cuando dejé la competición aún sentía ganas de montar en bici, y con los grupos  que iba, apenas iban chicas, ni me aportaban lo que yo necesitaba en ese momento.

Así que me animé a montar uno en Pamplona dónde vivo, y a día de hoy somos casi 200 chicas!!

GRUPOS DE MUJERES

Creo que es necesario que se creen este tipo de grupos para iniciarse. Es cierto que las que ya llevan un tiempo montando, y no necesitan ayuda para nada pueden hacerlo en grupos mixtos, pero mi experiencia me ha hecho ver lo necesario que era que nos juntáramos.

EL MAPA

La herramienta que más utilizo para conocer grupos y ubicarlos es el facebook, pero si tú tienes un grupo, y aún no estás en el mapa, puedes ponerte en contacto conmigo y te añado.

Si tienes grupo y quieres que lo termine de ubicar correctamente en el mapa, con la dirección de las quedadas, la tienda que os respalda,  o un email de contacto, dime y lo añado para completar esa información. Cuantos más datos tengamos para encontrarnos, mejor.

Si no tienes un grupo,puedes utilizar el mapa para desplazarte al lugar más cercano y quedar con ellas, seguro que estarán encantadas de invitarte. Sitúate en el mapa y pincha en la marca. Te saldrá el nombre del grupo y podrás buscarlo en facebook para contactar con ellas.

Aquí está el mapa.

La última opción que te propongo es que crees tu propio grupo de mujeres en bici. Desde ya te digo que no es fácil, pero que tiene muchas muchas recompensas.

Para empezar, si lo que buscas es chicas para salir, eso es lo que vas a tener. Podrás aprender unas de otras y unas atraen a otras, así que en poco tiempo tendrás un grupo majico para salir.

Mujeres en Bici se compromete a ayudarte con todo lo que te haga falta. Además estamos diseñando un mallot exclusivo para todas las chicas que queréis formar parte de ésta comunidad.

Contamos con materiales como walki talkies, gps, diversos materiales para los club que se van anexionando a la comunidad de Mujeres en Bici o descuentos en las tiendas de la zona.

Otra de las ventajas que tiene el tener tu propio grupo de chicas es que las marcas se fijan en ti, te puedes convertir en una influenzer, y te pueden llamar para ser embajadora de sus materiales. Como sabes, yo lo soy de Specialiazed. Así, muchas de las chicas que quieren comprarse bici me piden consejo. Con la experiencia que tengo puedo dar cursos de iniciación y así cubro mis gastos a las carreras. Como ves, son muchas las ventajas de llevar un grupo de chicas que quieren empezar a rodar en bici.

Ahora, tu elijes lo que quieres.

El mapa está en tus manos!!

 

 

 

Un año lleno de Mujeres en Bici

Cuando empecé con el blog me puse una rutina de escribir por lo menos una vez al mes con temas de vuestro interés, ya que sois muchas las que me escribís al correo con muchas dudas. Era la mejor forma de contestaros a todas. De un tiempo a ésta parte no he podido escribir mucho. La comunidad de Mujeres en Bici ha crecido exponencialmente  y en algunas ocasiones me falta tiempo para sentarme en el ordenador. Eso sí, sigo contestando los correos, una media de 20 al día, y lo hago yo sola, no delego en nadie.

Hoy quiero escribir en el blog porque quiero contaros todo lo que he pasado este año y que gracias a vosotras he podido llevarlo lo mejor posible.

Hace un año recibía una de las peores noticias de mi vida. El diagnóstico del cáncer de mi marido. Te puedes imaginar, recién casados hacía sólo un año,  a principios de agosto, con un montón de proyectos juntos, de viajes, de ilusiones… se me cayó el mundo encima. De repente todo se paró, y me pasé varios días llorando, sin ninguna ilusión, ni ganas de andar en bici… nada. No quería ni salir de la cama. Seguí  trabajando, casi como una zombie. Los wasapp del club Bizikume seguían llegando, y casi ni los leía. Vuestros emails se me acumulaban… Hasta que un día me dije que no podía dejar de lado aquello con lo que con tanta ilusión había nacido de mí. Poco a poco fui recuperando mi rutina de salidas en bici, sólo a pasear, salía con las chicas casi fingiendo que todo iba bien,  hasta que  lo empecé a contar. TODAS me ayudasteis un montón.  No os podéis imaginar qué bien me vino el club, el grupo, la comunidad de Mujeres en Bici. El trabajo de contestaros, el escribir el libro, el seguir con la programación de salidas, los cursos, los viajes de Tracks… Y todo con Javier en pleno tratamiento de quimio. El me apoyaba en todo lo que hacía porque me veía ocupada y entera.

No sé  de dónde pero aún saqué fuerzas para realizar uno de los sueños de mi vida. Correr el mundial de Ciclocrós en Bélgica. De cría siempre había competido en Ciclocrós, con buenos resultados en los nacionales, pero  la tercera plaza siempre se me escapaba, y a la selección sólo iban tres… así que un día me dije, cuando cumpla los 40 correré de veterana. Y justo era éste año.

cxx

 

Al principio me pareció mal. ¿Cómo me iba a ir dejando a Javier  sólo en el hospital? ¿Qué iban a pensar los demás? Pero lo hablé con  él. El grupo ya se estaba formando, todos estaban entrenando duro, y yo aún hacía paseicos…  Hasta que me convenció para ir. Me dio su visto bueno, yo lo necesitaba, y empecé a entrenar. Tenía un mes duro por delante, pero me organicé como nunca para trabajar, entrenar y subir al hospital. Además de seguir con mi grupo de mujeres. Muchos días se me acumulaban hasta 200 wasap de las chicas con muchas dudas que resolver. Desde qué bici me aconsejas,  estaré preparada para tal marcha, cómo la puedo entrenar…

Y allí que fuimos a Bélgica en pleno diciembre, con la misma ilusión que con 20 años. Y participé con un 9º puesto que me supo a gloria. Mis compañeros le retrasmitieron la carrera a Javier en directo, bendita tecnología, y me contó que lo vivió como si hubiera estado allí. Fue un acierto ir ya que  la experiencia fue buena para  los dos.

campeonato

De vuelta ya en España seguí trabajando con el grupo de Mujeres en Bici. Primero montamos un grupo para ir Tracks del Diable, una de las rutas más bonitas que he hecho. El grupo fue el ideal, todas con muy buen rollo, que sin conocerse de nada, pronto hicieron buenas migas y a día de hoy siguen planificando aventuras juntas.

Yo seguí con mis entrenos y carreras, corrí la Vuelta a Aragón, y la San Sebastián -Barcelona por equipos aún sabiendo que en cualquier momento me podían avisar que Javier me necesitaba. Él  me seguía desde el hospital y nos ayudaba a romper la rutina del día a día. Fuero casi 6 meses de ingreso contínuo.

powerade

 

En febrero me llamaron de Specialized para ser embajadora. Al principio me costó reaccionar, ya que a mí nunca nadie me ha dado nada, ni me ha gustado pedir. Me dijeron condiciones y acepté. Ya sabes, poner hashtag y  fotos de las bicis, hacer quedadas con chicas… No cambió nada de lo que ya venía haciendo antes. Bueno, sí, que me tuve que aprender unas palabras en inglés.

Yo seguía montando quedadas con bastante éxito como el reto 100k  de carretera, que vinistéis  50 chicas, el de 50k de btt con casi 40 mujeres, haciendo cursos una vez al mes, dando charlas motivacionales… al triatlón de la mujer  conseguí  preparar y animar a 14 chicas, para todas era la primera vez en un triatlón, toda una aventura para ellas y una experiencia  inolvidable para mí. Los dos staff en pirineos con las chicas, subiendo los colosos del tour, Tourmalet, Hautacan, Peyreagudes

hautacam

 

Con Javier ya fuera del hospital y  curado,  llegó la sorpresa del año, Specialized me seleccionaba junto a otras embajadoras europeas a asistir a la final del Tour de Francia, en zona vip, con todo pagado.  A mí, que siempre había ido a pirineos a ver la carrera, que me emociono viéndolo desde la tele cuando salen rodando por las calles de París… Buahhh!! Allí que fui. Sin saber mucho de inglés y sabiendo que eso podía ser un hándicap, no podía rechazar la oferta.

Poder rodar por el circuito unas horas antes que los profesionales,  pasar por el arco del triunfo, estar en zona vip con champang  y bocaditos, estar con los ciclistas después de la etapa… Un sueño irrepetible. Y  aún hay más, allí mismo pude conocer a las mujeres que habían estado haciendo las mismas etapas del tour, entre ellas dos españolas,  Anna Barrero con la que pude charlar un rato de su gran reto y Pilar Vidal que ya se había ido. El club era Donnons des elles au vélo, y fueron haciendo las etapas igual que el tour de hombres, km  a km, sin las infraestructuras ni apoyo que ellos tienen, pero con la misma ilusión y pundonor que cualquiera de ellos.

20622159_10211132658416463_5737269281054579182_n

Todo tenía su sentido. Mi mundo, el de las bicis, mi condición de mujer,  mis experiencias, mi dedicación, mi caída, y mi resurrección cual ave fénix, y todo gracias a TODAS vosotras que me pedíais seguir tirando del carro. Como  buena gregaria. Trabajar para la gran comunidad de Mujeres en Bici.

Así  que ahora que ya todo está más  o menos bien por casa, seguiré con mi trabajo de embajadora para specialized  y community manager. Con un nuevo libro en el horno, con los cursos, viajes programados, excursiones…  Me encanta!!

Gracias a todas por compartir vuestras aventurillas conmigo. Nos vemos dando pedales!!