FACTORES PARA ENTRENAR CON CALIDAD

FACTORES PARA ENTRENAR CON CALIDAD

El entrenamiento en ciclismo nos puede aportar mucha mejoría, siempre y cuando tengamos en cuenta algunos factores como los que vamos a ver a continuación. 

No es lo mismo salir a montar en bici, que seguir un plan de entrenamiento. Seguir un plan tiene sus pros y sus contras. Podrás disfrutar  y aprender mucho si te sabes escuchar y cuantificar todo lo que vamos haciendo. 

Ya llevamos casi un mes con el plan general en el canal de Telegram y vamos a ir conociéndonos poco a poco para ir mejorando en esto de la bici. 

La edad: Independientemente de los años que tengas, podrás seguir el plan.  Si que es un dato a tener en cuenta, ya que va a condicionar mucho la intensidad del mismo. En mujeres mayores de 70 años, no recomendamos pasar de la Z3 de entrenamiento. Cuanto más joven eres, más fácil vas a llegar a pulsaciones máximas y menos riesgos vas a correr. 

Las pulsaciones: Aunque no estés siguiendo el plan con un pulsómetro, y sí lo hagas por sensaciones, es importante tenerlas en cuenta. 

Puedes tomarte las pulsaciones un rato antes de levantarte de la cama, para ver tu pulso en reposo. O  tras un esfuerzo intenso, para ver hasta dónde llegas. Esto es algo orientativo, pero te va a ir dando información a lo largo de los meses de entrenamiento. Si al principio, tenías en reposo 60 pulsaciones, con el tiempo, la mejora te puede llevar a tener 50, por ejemplo. 

El peso: Al igual que las pulsaciones, el peso es algo que va ir cambiando con el entrenamiento. Si tu objetivo es perder peso, no debes obsesionarte con eso. Mi recomendación es ponerte un objetivo menos ambiguo que ese. Como por ejemplo, poder subir el puerto mas alto de tu provincia, o hacer un viaje de 3 días en bici. Conseguirás el objetivo de perder peso, casi seguro, pero con mucha mas motivación. 

El peso fluctúa mucho en las mujeres con la retención de líquido durante el periodo. Hasta dos kilos en mi caso, con lo que lo noto en esos días cuando entreno.

También va a ser un factor importante dependiendo del momento de forma en el que te encuentres. En esta época y de cara al invierno, no viene mal tener algo de grasa para protegernos del frío. Entrenamientos más cortos y más intensos, unidos al trabajo de fuerza,  puede que te hagan ganar unos kilos. En cuanto llegue el buen tiempo y empecemos a echar horas, será fácil bajarlos. 

El descanso: Haber pasado una mala noche te va a condicionar durante el entrenamiento, así como la calidad del sueño. Si no estás descansada, tu cuerpo lo va a notar, y verás que te cuesta más de lo normal subir la cuesta de siempre, o rodar fuerte frente al viento. Simplemente debes escucharte y darte permiso para bajar el ritmo. Te lo agradecerá. 

EL trabajo: Tú trabajo. No es lo mismo una mujer que trabaja en una oficina con un puesto poco exigente físicamente, que la que trabaja limpiando unas oficinas, o en un hospital de planta en planta. 

Las horas de trabajo penalizan mucho en el rendimiento. Y aunque nuestro objetivo es meramente de ocio, no podemos ignorar el desgaste físico. La bici añade más desgaste, que unido al trabajo dentro y fuera de casa, puede llegar a agotarnos. Una vez más, debemos escucharnos. 

Un día así, es posible que la percepción de esfuerzo sea mucho mayor a un día de entrenamiento estando más descansada. 

La motivación: Como te decía arriba, hay que tener un objetivo motivador para seguir un plan. Al no haberlo, es posible que a la mínima, nos pongamos  excusas y no hagamos nada. ¿Total, para qué? si no hay nada que me motive. Ahí está la clave. ¿Para qué entrenas? Decir que para mejorar es muy relativo. Hay que fijar algo concreto, realista y alcanzable a corto plazo. 

De ahí que una de las primeras tareas que  puse fuera la de encontrar una meta. ¿La has pensado ya? 

El clima: Si, también hay que tener en cuenta el clima. No es lo mismo entrenar con buen tiempo, que con frio o lluvia. En invierno se tiende a entrenar más corto y más intenso, o a cubierto. Y en verano, las salidas son más largas y por tanto con menos intensidad. Pasar frío en un entrenamiento no es muy recomendable, la musculatura sufre mucho, y hay riesgo de lesión. Y pasar mucho calor tampoco, por la deshidratación a la que nos exponemos, ya que cuesta mucho recuperar. Digamos que los extremos nunca son buenos. 

El desnivel: Este es un parámetro interesante. Salir siempre en zonas llanas, nos convertitará en rodadoras. O hacer sólo puertos, en escaladoras. Combinar el terreno y jugar con el desnivel acumulado, es un  valor añadido.  No es lo mismo, 50 km en llano, con 500 m de desnivel acumulado, que 5 0km con 1000 m de desnivel. En esos mil, van varios puertos, que hacen que se baje la media de velocidad, en km/h. 

Si vas a preparar una marcha cicloturista de 100km con 3000mts de desnivel, tu cuerpo debe estar acostumbrado a ello, incrementándolo en cada entrenamiento progresivamente para ir produciendo adaptaciones fisiológicas.  

La cadencia: La cadencia son las pedaladas por minuto que damos en  la bici. A mayor número de pedaladas, mayor aumento de pulsaciones. De ahí que las nuevas en el mundillo, tiendan a pedalear con menos cadencia, ya que tienen la idea errónea de que se cansan menos. Lo cierto es que si abusas del desarrollo, y vas a pocas revoluciones por minuto, el músculo se fatiga antes. Y una hora, igual si aguantas en plato grande, pero a la segunda hora, el músculo está agotado y no vas  responder igual. Tu eficiencia baja. 

Lo ideal es llevar una cadencia en carretera de entre 90 y 100 rpm, y en subida de 70-80. En  bici de montaña es más complicado cumplirlo, pero si hay que tenerlo en cuenta. 

Kilómetros y media de distancia: Yo soy de la vieja escuela y entreno por tiempo y no por kilómetros. Hay factores externos, como el viento que te pueden hacer pasar un mal rato. Y si tienes que cumplir un entrenamiento de 50 km con viento de cara, es posible que te cuesten mas de 3 horas.  

En cambio, si tienes que entrenar 2 horas, da igual los km que te salgan. Es posible que te haya costado mucho más que otro día que no había tanto viento. De ahí que la velocidad media en un entrenamiento sea muy relativa. Si alguien me dice que saca medias de 30 km/h, puedo creer que está muy fuerte, pero resulta que ese día en concreto hizo mucho viento a favor, e iba cuesta abajo. 

En bici de montaña además, la media depende mucho del desnivel que hayamos hecho, como decía más arriba. Yo puedo entrenar 15 km en 1h30′, y haber hecho 800m de desnivel positivo. Significa que gran parte de mi entrenamiento ha sido subiendo. 

Pulso medio y tiempo en zonas: Para mi este es un dato mucho más importante que la media de velocidad. La media de pulsaciones nos viene a dar un valor importante a analizar. El tiempo que puedo estar en cada zona. Si hablamos de zonas de pulso, podemos encontrar 5. Cuanto más nos acerquemos a la 5, más alta saldrá la media. Para mejorar el tiempo en tu puerto favorito, cuanto más tiempo pases en Z5, más fácil será conseguirlo. 

Así como si quiero mejorar en llano, debo entrenar muchas series en Z4- Z5. Esto va a depender también de nuestras cualidades antopométricas. Será mejor escaladora una chica delgadita y pequeña, que una más corpulenta. Esta última será más rodadora y la otra lo pasará mal en ese terreno. 

Y hasta aquí algunas de los factores que vamos a ir aprendiendo en nuestro entrenamiento juntas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CANAL DE ENTRENAMIENTO CICLISTA

CANAL DE ENTRENAMIENTO CICLISTA

LA PERIODIZACIÓN DEL ENTRENAMIENTO CICLISTA. 

Como ya sabrás, desde hace dos semanas, abrimos un canal de Telegram para poder realizar de manera conjunta una planificación de entrenamientos. Es algo muy genérico, pero que está ayudando a muchas chicas a ponerse las pilas y a empezar poco a poco con la bici. Aún estas a tiempo de apuntarte pinchando en el enlace. 

 

Está orientado a ellas. Para las que están empezando y quieren motivarse para coger la bici. En el canal, además de la planificación, voy a ir poniendo temas relacionados con el entrenamiento que siempre van a ir bien para aprender algo. 

Y uno de los temas importantes es la periodización del entrenamiento. 

Igual que cuando tienes un objetivo en la vida, ya sea laboral, personal, familiar, etc debes enfocarte y planificarlo, aquí también debemos hacer lo propio. 

 

Así que vamos a ver unos pasos a tener en cuenta: 

  • Objetivo:

Lo primero que tenemos que hacer es marcarnos un objetivo. Bien sea de salud,  o un viaje, una marcha cicloturista, o un reto que nos hayamos marcado nosotras mismas. Sin ese objetivo, será dificil encontrar motivación. 

  • Diseñar el plan. 

En este caso, el plan lo vas a ir recibiendo en el canal, y lo vas a ir adaptando a tus necesidad y circunstancias, teniendo en cuenta tu tiempo, tu forma física inicial, etc. Vas a ir recibiendo la planificación y será de noviembre a junio, donde en junio pondremos el objetivo. En este caso será llegar a junio lo mas fuerte posible. Para que así puedas disfrutar del verano dando pedales y con toda la tarea hecha. 

  •  Escuchar al cuerpo. 

Esto es muy importante, ya que no siempre hay que cumplir con todo lo que se planifica. Hay que escuchar al cuerpo y descansar si estamos cansadas  por un largo día de trabajo, o si nos hemos pasado de intensidad en la salida anterior. Este punto es tan importante que si no lo seguimos podemos llegar a perder todo lo que hemos ido ganando, bien por lesión, enfermedad, etc. 

  • Periodización: 

Vamos a llamar a todo el planing  MACROCICLO. 

Cada determinado periodo de meses, se llaman PERIODOS, y en ellos se trabajan una serie de capacidades básicas necesarias para mejorar en la bici: resistencia, fuerza, velocidad, flesibilidad, propiocepción, e incluso trabajaremos la técnica. 

Cada periodo cuenta con un número determinado de meses  llamados MESOCICLOS.  Un mesociclo cuenta con 3 MICROCICLOS DE CARGA  y un microciclo de ASIMILACIÓN. 

De tal manera que en cada mes, vamos a ir aumentado la carga de trabajo un 10%, muy progresiva, tanto en intensidad como en cantidad. 

Te pongo aquí una imagen para que te ayude a verlo más claro. 

La idea es que vayas cumpliendo con todo lo que puedas, y si quieres, puedas publicar en redes sociales qué estás entrenando, cúal es tu objetivo, añadiendo la etiqueta de #entrenosmeb y etiquetando a @mujeres-en-bici. Así nos podemos seguir unas a otras y ponernos cara. 

Cada semana, irás recibiendo pequeñas dosis de carga, de material para trabajar, como tablas de fuerza, ejercicios de técnica, trabajo específico de rodillo, etc. 

Personalmente, la semana de asimilación la hago coincidir con mi periodo menstrual. Es el momento de descansar, concederme permisos y caprichos, darme masaje para descargar las piernas, etc. Esa semana, el cuerpo va a recuperarse para afrontar un nuevo mesociclo un poco más inteso que el anterior. Así que debo prepararme física como mentalmente. 

Y así sucesivamente hasta el objetivo

En verano, habremos llegado en el mejor momento de forma y podrás desconectar y sólo seguir con tu sensaciones. Disfrutarás de verte subir más fácil, de aguantar mejor a la grupeta, de verte fuerte en cada salida… ¿Te lo imaginas? Será la recompensa a todo el trabajo que has hecho!! 

En el planing vas a ver el trabajo expresado en zonas de entrenamiento. Si tienes un pulsómetro de los modernos, él mismo te calculará las zonas, y si no, con un pequeño repaso a las zonas de entrenamiento de esta entrada, podrás ponerte al día. 

También puedes hacerlo a la vieja usanza, por sensaciones. Lo importante es que sepas diferenciar tres tipos de esfuerzo por ahora, fácil, medio y alto. Donde 1 es más fácil y 5 es el más alto. 

Si eres de las que entrena con vatios, este planing no es para ti, ya que está basado en zonas de pulso y no de vatios. 

Cuando cojamos un poco mas de forma, te recomendaré hacerte una prueba de esfuerzo básica, para tener la seguridad de que estás preparada para todo lo que vendrá. 

 

Mientras tanto, seguimos entrenando juntas y espero ver tu fotos en las redes!! 

 

Gracias!! 

 

 

 

 

 

 

 

TESS TRIP CYCLA MADRID

TESS TRIP CYCLA MADRID

Viaje por la Sierra Norte en Bici

La semana pasada pude disfrutar de uno de esos viajes que realmente sí son  de cicloturismo. Fue algo así como  “cultu- gastro ciclo turismo”.

Y  es que, ese es el estilo de Rutas Pangea, empresa de rutas y viajes en bici con más de 25 años de experiencia  con muchas tablas en esto de organizar viajes  que dejen un buen sabor de boca.

Enmarcado dentro del proyecto Cicla Madrid, el test trip, o viaje para testar, quería mostrarnos las bondades de la Sierra Norte de Madrid desde una perspectiva ciclista.

Cycla Madrid ya es una realidad. Un recorrido de más de 450 km que rodean la comunidad  y que permite visitar de un modo sostenible enclaves Patrimonio Mundial por  la  UNESCO, más de 50 bienes de interés cultural, y los 4 espacios naturales que la rodean, Sierra Norte, Sierra Central de Guadarrama, Sierra Oeste, y la  Comarca de las Vegas del Tajo.

Para poder poner en marcha todo esto, ha sido necesario crear una asociación donde se integran más de 50 entidades y empresas para hacer rodar el proyecto. La Asociación de Cicloturismo Cycla Madrid, es  donde ayuntamientos, empresas del sector turístico, y de restauración se dan la mano y colaboran conjuntamente con un único fin, impulsar el turismo activo de la zona para ayudar en la economía local.

Ya hay cientos de km balizados, para hacer rutas de todos los niveles,  con la bici de monte, carretera e incluso la gravel. Justo este fin de semana se celebró la carrera de bici de montaña, Sierra Norte Bike Challenge para dar a conocer este paraje. 

Si algo nos define al  colectivo ciclista es que somos exigentes con las rutas, y estas de la sierra de Norte no te dejan indiferente.  Tanto el paisaje como los puertos de la zona nada tienen que envidiar a las del norte. Sobre todo cuando viajas allí y la sorpresa que te llevas es monumental al comprobar que de árido no tiene nada. A veces, los del norte tenemos esa imagen de esta zona. 

 

El punto de encuentro y campo base fue en Torrelaguna, situada en el valle del medio Jarama. Una localidad con historia que contó de gran esplendor  en el siglo XV. Aquí vivió San Isidro labrador, y nació el cardenal Cisneros.

Nos alojamos en la Posada del Camino Real, un hotelico de calidad que muestra orgulloso el sello de la asociación. Además de estar bien ubicado, es el lugar perfecto para descansar tras las rutas que no propusieron. Y si además te cuidan la bici y te dan bien de comer, ¿para qué quieres más?

Tras las presentaciones pertinentes de todos los asistentes al viaje, nos disponemos a coger la bici y descubrir la Sierra Norte sobre nuestros pedales.

La primera cuesta que subimos la llaman la trampa. Y tanto!! No habíamos hecho ni calentar!

Pero tras unos 4km llegar a la cima fue un placer para nuestros sentidos. Durante todo el viaje tuve la sensación de estar en un territorio peculiar, rodeada de montañas de baja vegetación, salpicadas de rocas de granito redondeadas que dan ganas de abrazarlas.

Nuestra primera parada fue en El Berrueco. Cuando tienes la suerte de contar con un guía que además sabe de geología, disfrutas la ruta de otra manera. Y es que Juan, el guía de Rutas Pangea, se las sabe todas. No hubo rincón que se quedara sin explicación. Y este pueblo en particular, tiene un museo de piedra al aire libre. 

Es un municipio con sabor a pueblo. La cuidad queda lejos y todo el que llega se encuentra con la piedra de granito como testigo de la vida rural de hace  siglos.

 

Tras un pequeño almuerzo, continuamos nuestro viaje con las bicis. Viaje al pasado podría llamarse, ya que tras superar unas divertidas colinas sube y baja, llegamos a Sieteiglesias.

Entre sus riquezas patrimoniales  se encuentra la Necrópolis. Un escenario protegido, donde se encuentran antiguas tumbas de origen medieval, siglo IX y XI.

Una carretera despejada de tráfico y un agradable descenso nos devuelven a la villa para disfrutar de una visita guiada y una rica cena regada con  los vinos de la tierra.

DÍA DOS DEL VIAJE

Amanece freso el segundo día, y como hay que viajar después, debemos madrugar para la segunda ruta.

Esta vez las subidas dan algo de tregua, y el ascenso se hace más llevadero, kms y kms de subida para llegar, tras un largo y esperado descenso,  a nuestra primera parada, el embalse de Atazar. De ahí beben todos los madrileños. 

Nuevamente las explicaciones de su construcción e importancia para la comunidad de Madrid hacen que no perdamos detalle de la charla.

Continuamos el descenso para sorpresa nuestra y llegamos a la siguiente parada. Ah, que había que subir!! 2km de buena carretera para llegar a un pueblo con encanto.  El pueblo de Patones de Arriba. Un pintoresco rincón de la sierra, que gracias a la guía pudimos descubrir, además de  sus casitas de pizarra  negra y sus calles empedradas, toda la historia que lo rodea  así como la de sus peculiares habitantes.

 

Pero para sorpresas del día, la que nos esperaba en Torremocha del Jarama.

La degustación de quesos de la quesería Jaramera. Sin duda alguna hacen honor a su eslogan, quesos con alma. Y es que desde el principio nos dimos cuenta del cariño con que hacen los quesos. La puesta en escena, el maridaje, la limpieza para saborear el siguiente pedacito de queso, regados con vinos de la tierra fue todo un lujo para nuestros paladares desentrenados. Momentico delicatesen que puso el broche de oro a esta increíble experiencia.

Un par de días que he podido compartir con influencers y frilanders: 

 

Con Meme Amelia, impulsora desde hace años del ciclismo femenino en la comunidad de Madrid. 

 

Isis Mas, alcaldesa de la bici de la cuidad de Madrid. 

Javier Bañol Izu, experto en Bikepacking, Juanjo Alonso, Kapi, el maestro que todo aventurero quiere tener, y Oscar Falagán, escritor y cicloturista en busca de la historia de su vida, entre algunos de ellos.

Quiero agradecer a Rutas Pangea y a la Asociación de Cycla Madrid por darme la oportunidad de conocer estos paisajes. Un viaje para los cinco sentidos con sello de calidad Pangea.

 

LOS MEJORES SILLINES DE MUJER

LOS MEJORES SILLINES DE MUJER

El sillín, tu mejor amigo. 

Muchas me habéis preguntado por sillines para nosotras. Y es que, una bici trae de serie normalmente un sillín bastante corriente, que, nada más montarte, sabes que no será un buen compañero de viaje.

Pensamos que igual debemos acostumbrarnos a él,  que el roce hace el cariño… pero no, aquí el roce hace daño, y mucho.  

He conocido chicas que se han pasado km y km en silencio, sufriendo, y que ni con una sesión de biomecánica han conseguido eliminar los dolores, con lo que debes tenerlo muy claro. Montar en bici no duele. Y muchas veces, la culpa es del sillín.

La morfología de la cadera de la mujer es diferente a la del hombre, con lo que notarás diferencias en el apoyo de los isquiones y de los labios de la vulva en el sillín, en un sillín de hombre que en uno de mujer.

Para empezar, el apoyo de la cadera en el sillín debe ser en ligera ante-versión, de tal manera que notes el apoyo trasero de los isquiones en la parte más elevada del sillín. Una retro-versión haría mucha presión en el sacro, causando molestias como la  inflamación de los cartílagos circundantes.

Si no vas bien apoyada, notarás molestias en los labios, puede que incluso heridas, veas sangre en la badana…. Un mal apoyo puede hacerte sentir hormigueo debido a la falta de flujo sanguíneo.

Lo ideal es que acudas a tu tienda de bicis habitual y te hagan la medición correspondiente.

Te miden la anchura de los isquiones, los huesos donde debes apoyarte realmente en el sillín. Se usa un molde para que al sentarte se queden marcados los puntos de apoyo. Una vez hecho esto, se mide esa distancia y se busca el modelo con esos cm que separan tus isquiones uno del otro.

Las medidas más habituales suelen ser: 130mm, 143, 155 y 168mm.

 

 

También es recomendable que  uses un sillín con hueco para librar el apoyo de los labios y evitar presión en la zona genital, y que te resulte cómodo, ya que no todos los sillines con hueco van a serlo.

Un sillín específico de mujer va a ser algo más ancho en la parte trasera, más corto de la punta y puede o no  tener hueco en medio. Si no lo tiene será muy blandito en las zonas de apoyo genital.

Independientemente de si haces monte, carretera o cicloviajes, esto es algo que debes tener claro. No te debe doler nada.

Los sillines de carretera, al ser una posición más agresiva, tienden  a ser más estrechos, y en la de monte, un sillín más ancho en la parte trasera que te permita moverte hacia adelante en las subidas y retrasarte en las bajadas, posiciones que en la bici de carretera son más fijas.

LOS MODELOS MAS USADOS: 

Te voy a poner aquí los 4 modelos  más utilizados por las líderes del programa Women in Bike de la RFEC.

El más popular: Se lleva la palma cuando hablamos de marcas, y es que Selle Italia lleva años investigando en esto. Este en concreto es el Diva Gel Super Flow. Un sillín cómodo usado por muchas ciclistas que hacen tanto Mtb como carretera.

 

El siguiente en la lista de populares en el Bontrager Anja. Un sillín cómodo y ergonómico para la bici de carretera, al ser más estrecho permite mantener una posición más rácing sobre la bici.

El más cómodo para la montaña, se lo damos al Mimic de Specialized. Este modelo es el power expert.

Su puntera es muy blandita,  tiene una ligera hendidura en la zona central para mayor comodidad y lo puedes usar tanto en Mtb como carretera.

Pero si lo tuyo son los paseos por cuidad y no te vistes de licra para nada, lo que más se ve en la calle son los modelos vintage como este. Cómodo y asequible a cualquier bolsillo, alejado de los precios de las otras modalidades. Ya se sabe que en la calle hay mucho amigo de lo ajeno.

No obstante aún llevando un buen sillín,  debe estar nivelado, debes trabajar la flexibilidad de tu cadera para adaptarte mejor a el, usar un buen culote y si vas a pasar más de tres horas sobre la bici, usar una crema para evitar rozaduras. En nuestro grupo ya tiene nombre, la chichicrema.

Y tú, ¿qué sillín usas en tu bici?

Cuentanoslo en las redes etiquetando a mujeres en bici para poder encontrarlos. 

 

 

CÓMO ELEGIR UNAS BUENAS GAFAS DE SOL

CÓMO ELEGIR UNAS BUENAS GAFAS DE SOL

Si ves mis fotos en mis redes sociales,  vas a ver que casi siempre salgo con gafas de sol. La chica de las gafas, me suelen decir. Y es que, son una parte importante de la indumentaria ciclista. Casco, gafas, guantes, son elementos de protección. Puedes salir  a rodar con culote o sin el, con mallot o con camiseta, y no pasará nada. Pero salir sin gafas es exponerse a un accidente, o a terminar con molestias en los ojos. 

En carretera es fácil que por la velocidad se te meta algún mosquito en el ojo, o te entre alguna piedrita, y puedas tener un susto por ello. En el monte, la luz que filtra entre los árboles puede que no te deje ver bien el terreno, o algo peor, una rama te rasguñe el ojo. 

De ahí la importancia de elegir bien unas gafas. 

Seguro que te has pasado horas mirando gafas de ciclismo deportivas en internet. Y es posible que gran parte de ese tiempo lo hayas perdido por no saber qué modelo elegir.

Bien, en este artículo en colaboración Sunglasses Restorer te vamos a dar las dos pautas básicas para elegir una buena gafa de ciclismo.

 

Una gafa se divide básicamente en dos partes bien diferenciadas:

 

Montura y Cristales/lentes.

 

Así que vamos a explicar las características que deberían tener cada una de estas dos partes para que aciertes con la elección de próxima gafa para montar en bici. 

 

La pareja de lentes o pantalla si se trata de una gafa de este tipo, debe:

 

-Contar con la protección ultravioleta homologada por la UE/FDA.

-Estar fabricada en policarbonato,

-Proporcionar un buen campo de visión.

-Estar ventiladas

-Ser intercambiables.

 

Si la primera característica no se cumple, no serviría ya no solo como gafa deportiva de ciclismo, sino como, simplemente, gafa de sol. Poco que queda respecto a la protección ultravioleta. ¿Sabías que si te pones una lente oscura delante de tus ojos, estos se dilatan? Si esa lente oscura no tiene la correcta protección contra la luz solar, a tu ojo llegará mayor cantidad de luz uva/b. Y todos sabemos los riesgos de este tipo de luz para la piel y los ojos, ¿verdad?

 

El material policarbonato es el ideal para cualquier tipo de gafa en el que haya un riesgo de rotura: gafas de protección industrial, gafas de airsoft, gafas de padel, gafas de ciclismo, etc. Es un material de alta resistencia al impacto y sus costes de fabricación en relación con los beneficios que se obtiene de él, lo hacen ideal. Además, sus propiedades ópticas también lo avalan.

 

Si la gafa no tiene un buen campo de visión, nos resultará incómoda, porque nos obligará a mirar por los bordes de la gafa. Y en carretera esto es algo que nunca vas a querer. Comprueba que la anatomía de tu cara es compatible con el modelo que elijas. ¿Esto como se consigue? A base de probarte varios modelos o si decides hacer tus compras online, fíjate si el vendedor incluye recomendaciones según la fisionomía de tu cara.

Seguimos: las lentes deben estar ventiladas y a ser posible ser anti-vaho. Esto hará que la circulación de aire sea buena entre la cara y el la parte posterior de la lente. Así no se empañaran y evitarán que veamos mal. Fíjate que los cristales tengan los típicos agujeritos o ranuras que actúan como “ventiladores” para sus ojos.

 

Para finalizar, si la gafa cuenta con la posibilidad de cambiar las lentes, sería un punto a favor muy a tener en cuenta. Esto nos daría la posibilidad de cambiar los cristales dependiendo de la climatología.

En un día con mucha luz, necesitaríamos cristales bastante oscuros para estar cómodos. Mientras que si lo tuyo es practicar MTB entre bosques, o sales a pedalear un día nuboso, lo ideal son lentes más claras o lo mejor de todo: gafas fotocromáticas.  Este tipo de gafas se pondran más claras u oscuras dependiendo de la iluminación que exista en el ambiente.

¿Esto cómo es posible?

Porque los cristales fotocromáticos tienen esa propiedad físico-química de oscurercerse o aclararse en función de la cantidad de luz ultravioleta que reciban o dejen de recibir.

 

Pasamos al segundo elemento de la gafa, la montura:

 

-Tiene que estar fabricada en material hipoalergénico, moldeable y resistente a la vez.

No hace falta que te vayas a materiales de alta gama como el Unobtainium de Oakley o el grafeno de las Rudy Project. Pero sí al menos un buen acetato de calidad.

Esto es porque son mucho más difíciles de fracturarse, y en caso de hacerlo las partes rotas serían inofensivas para la integridad facial del ciclista.

 

-Debe ser una montura cómoda, que se asiente bien en la cara y no se mueva constantemente. Hay quien prefiere monturas envolventes que se queden muy pegadas a la cara. Otros ciclistas las prefieren con un poco más de holgura.

Deberás probar para ver cual es el tipo de gafa de ciclismo con el que te sientes más cómoda.

 

-Los terminales, que son la parte final de las varillas (más conocida como patillas) deberían ser de una goma antideslizante. Esto aporta un punto extra de comodidad y de agarre. Si estos terminales fueran reemplazables mejor que mejor.

Y eso es todo.

 

Como ves no son demasiados los requisitos, pero si los tienes en cuenta todos, tu elección será mucho mejor y estarás más satisfecho con tus gafas deportivas y por supuesto, te durarán más tiempo.

Una última recomendación: lleva las gafas siempre por fuera del casco!! 

Es algo que hay que tener en cuenta, ya que si las llevas por dentro de las correas del casco, y tienes una caía, no van a salir despedidas y pueden dañarte la cara, o lo que es peor, los ojos. 

 

Si te ha gustado, te pido que lo  compartas en tus redes sociales y nos comentes qué tipo de gafas usas y por qué.