ENTRENAMIENTO EN RODILLO

ENTRENAMIENTO EN RODILLO

O COMO NO MORIR DE ABURRIMIENTO

 

ENTRENAMIENTOS EN EL INTERIOR

Como cada año, el cambio de hora nos juega una mala pasada a las personas ciclistas, y es que al anochecer tan pronto,   la luz no nos deja mucho  margen para poder sacar la bici a pasear.

Además, el invierno es duro aquí en el norte y son muchos los días que nos levantamos mirando al cielo para ver si aguanta sin llover, o te va a  caer la tormenta del siglo.

Pero, no todo es malo. Míralo por el otro lado. Tener un entrenamiento indoor te puede ayudar de muchas formas.

Puedes conciliar la vida familiar. Te quedas en casa y haces vida de familia mientras pedaleas en tu rodillo. Aprendes un idioma con el móvil puesto en el manillar y unos auriculares, o puedes ver tu serie preferida. También te ahorras ponerte mucha ropa para salir, e incluso pillarte algún que otro resfriado, o librarte de una caída. 

Y es que, entrenar en casa tiene sus ventajas.

 

EL ENTRENAMIENTO EN RODILLO:

TIPOS DE RODILLO

Para empezar debes saber que existen dos tipos principales de rodillos. Los de rulos de toda la vida, y los de colocar la rueda trasera fija. También los hay de transmisión directa, que no colocas la rueda trasera, si no que ya tienen su propio casete.

Los de rulos, cada vez ocupan menos espacio, y son muy prácticos para mejorar el equilibrio. Debes colocar la bici encima, y subirte ayudándote de una pared, por ejemplo. Es lo más parecido a rodar en carretera. Las dos ruedas ruedan libres como en la calle, pero tienes que tener mucha habilidad para poder soltarte y agarrar el manillar con las dos manos. Debes estar muy atenta para que no  salgan las ruedas por los laterales.

Y los rodillos fijos, en los que colocas la rueda trasera y sujetas la bici. De ahí no se mueve, a diferencia del otro, y en este puedes ver la tele e incluso leer. Suelen ser plegables y ocupan poco sitio. Los hay magnéticos, y  de fluidos, estos últimos más silencios, pero  más caros. Puedes regular la dureza desde el manillar. La pega que tienen, es que desgastan mucho la cubierta trasera, así que se recomienda tener una rueda sólo para él. Algunos de estos rodillos se pueden usar como simulador con un programa adecuado en el ordenador, incluso te permiten realizar un entrenamiento por potencia.

También puede hacer las veces de rodillo una bici estática, que ya vienen con programas adaptados y te miden hasta las calorías que quemas. Son más armatoste, y  necesitas tener mucho sitio, si no terminas por usarla de perchero en tu habitación.

 

CONSEJOS PARA ENTRENAR EN CASA:

  1. Colócate en una habitación sin calefacción, o donde puedas abrir la ventana o colocar un ventilador. Entrenar en rodillo te hace sudar mucho y es necesario que puedas refrescar la sala para evitar deshidrataciones.

 

  1. Bebe!! Debes preparar tu bidón como si estuvieras en la calle en un día de mucho calor. Yo no suelo estar más de 45’, pero son suficientes para dejarte seca si no bebes nada de agua o sales.

 

  1. Protege la bici y el suelo. El sudor puede caer en tu bici e ir produciendo cierto desgaste de la pintura, lo mismo que en el suelo, sobre todo si es de madera. Con una toalla para secarte, y para cubrir la bici, evitas ese proceso.

 

  1. Prepara una sesión específica: No dejes que el aburrimiento se te apodere. Entrenar en rodillo puede ser muy tedioso, si no sigues un buen plan de entrenamiento, una sesión on line contra otros ciclistas en modo hamster, o con una peli entretenida.

 

 

Todo va a depender del objetivo de la sesión.

 

LOS OBJETIVOS:

  1. Solo quieres soltar pierna. Ponte el pulsómetro y no pases de la zona 1 de tu frecuencia cardiaca, entre 50 y 60%. Es la zona ideal para ver la tele, estudiar o conversar por teléfono, esas llamadas pendientes de tus compis de grupeta para contarles tus próximos objetivos. No más de 1h30.

 

  1. Entrenamiento a ritmo: Ya quieres notar un poco el esfuerzo en tus músculos. Hoy tocaba marcheta, un ritmo que te deja como nuevo, con esa sensación de haber cumplido. Es la zona 2, entre el 60 y 70%. No más de 1h15’

 

  1. Entrenamiento modo larga distancia, la zona 3. Te has apuntado a una marcha que le tienes muchas ganas, y ya te estás poniendo nerviosa. Sabes que menos es más y que todo suma, así que haces lo posible por rodar entre 70 y 80% a pesar que ya es un ritmo intenso. No más de 1h.

 

  1. Entrenamiento de series: Esta zona 4 es la ideal para hacer cambios de ritmo. Series entre el 80 y 90% de no más de 10’ de duración cada una. El ruido puede alertar a tus vecinos, es mejor avisar que vas a darle caña. Ponte una carrera de la copa del mundo de ciclocrós y haz una vuelta fuerte y otra suave, ya verás que pronto se te pasa la sesión. No más de 45’. Te bajas del rodillo con un subidón de adrenalina que te van dar ganas de salir corriendo con la bici al hombro.

 

 

  1. Si ya tienes que hacer entrenamientos en la zona 5, es que tu objetivo es muy ambicioso. Entre el 90 y 100%. Tengas lo que tengas en la cabeza, te hará llegar lejos, créeme. Este entrenamiento es corto, pero muy intenso. Te bajarás de la bici con temblor de piernas y sabor a sangre en la boca. No debe durar más de 40’ contando la recuperación entre series. Serán cortas de entre 30’’ y 1’ de duración. Eso si, lleva bien la cuenta que la falta de oxígeno te hará perder la cabeza.

 

Si nunca has entrenando en rodillo, prueba poco a poco a rodar en las zonas propuestas. Al final del invierno habrás ganado forma, terminado tu serie favorita y sabrás  hablar el idioma que tanto se te resiste. Ah, y tendrás un ” bono casa” a canjear en tu próximo reto.

 

 

 

 

 

QUE LLUEVA QUE LLUEVA

QUE LLUEVA QUE LLUEVA

Como decía la canción, que llueva que llueva, la virgen de la cueva. Es tan necesario que llueva como el aire que respiramos. Aunque a muchas nos molesta ya que no podemos salir a montar en bici, o si?

Si, claro, ya sabemos que si, pero a veces resulta incómodo. A todas nos ha pillado un chaparrón alguna vez. Y es típico el comentario de, a mi si me pilla en medio de la ruta me da un poco igual, pero ya salir con agua, es otra cosa, da como más pereza.

Por eso hoy vamos a conocer algunos aspectos a tener en cuenta cuando llueve y tienes que salir con la bici porque tienes que entrenar, o porque es tu medio de transporte para ir al trabajo. 

 

CUANDO LLEGA LA LLUVIA.

 

Ahora que llega la lluvia mucha gente se queda en casa y no sale con la bici porque da un poco de pereza mojarse. El cambio de estación le cuesta cierta adaptación a nuestro cuerpo, pero con algunos consejos y un poco de voluntad puedes salir a rodar y llevar a cabo los buenos propósitos de inicio de curso.

Para empezar, usa la ropa adecuada:

 LA ROPA:

La mejor ropa para salir a montar cuando llueve puede ser:

Un chubasquero que tenga orificios para la transpiración. No llevarlos te puede suponer cocinarte literalmente. Si lo tienes con capucha, la puedes poner debajo del casco, o puedes llevar incluso una visera a lo vintage. Evita que se te moje el pelo y pierdas temperatura por la cabeza. Algunos chubasqueros traen unas ventanas laterales para mejorar la visibilidad y puedas ver  bien a los costados.

Si no hace mucho frío, se lleva sobre el mallot de manga larga. Si hace frío se recomienda llevar una camiseta térmica debajo y si ya hace mucho mucho, la chaqueta wind stoper. Si es de buena calidad no te hará falta el chubasquero. La propia prenda repele el agua además de ser transpirable.

 

Algunas personas no dejamos de salir con agua ni por el monte, y es que suelen verse bonitas estampas también en esta época otoñal. 

El pantalón de chubasquero es una prenda que no se usa mucho en la carretera, pero para la bici de montaña es un buen aliado, para no mojarte con las salpicaduras del camino.

Las prendas de abrigo para no calarte los pies son, o bien unos cubre botas que se colocan sobre las botas habituales que uses en la bici, o bien, tener unas de Gore Tex, que en montaña se usan mucho y son lo mejor que se ha inventado incluso para el frío.

Las manos en un día de lluvia también es recomendable llevarlas tapadas, ya no tanto por el frío, si no por evitar que se te resbale la mano en el manillar. Siempre  hay que llevar guantes y si llueve, con más razón.

 

VISIBILIDAD Y MATERIALES:

Cuando llueve, baja mucho la visibilidad y es obligatorio que lleves prendas que tengan reflectantes, además de las luces que vamos a comentar ahora.

Es obligatorio, según la ley de tráfico usar en la bicicleta, luz blanda delantera y luz roja trasera.

 

Guardabarros: Cada vez se ven más en las bicis de carretera y las de montaña los guardabarros, que bien colocados en la bici evitan que el agua del pavimento te salpique y te moje.

Frenos: No esperes a que empiece a llover para revisar tus frenos. Mira si ya están desgastadas las pastillas, bien del freno de disco bien de las zapatas de toda la vida, y cámbialas cuanto antes para no tener sustos de última hora.

 Cadena: La cadena debe estar bien engrasada con un lubricante especial para ambiente húmedo. Así evitarás roces y desgastes de la misma.

 

PRECAUCIONES CUANDO LLUEVE:

Pero además de estar súper equipada para salir a rodar, debes tener en cuenta varias precauciones.

Las primeras gotas: Cuando empieza a caer la lluvia es cuando más hay que extremar la precaución, ya que la calzada suele estar manchada por polvo y  aceites que junto con el agua se vuelven una masa peligrosa y resbaladiza.

Modera la velocidad: La lluvia hace que tu bici no frene igual de eficiente que en seco, ya que forma una película de agua en entre la llanta y el freno. Debes frenar con mayor anticipación y además se recomienda frenar con toques. Frenar y soltar, frenar y soltar, para que, de esta forma, vayamos eliminado el agua de la llanta.  También debes moderar tu velocidad en las curvas!!

Presión de las ruedas: Es bueno reducir la presión de los neumáticos para ganar adherencia. Se mejora la tracción ya que hay más superficie de la rueda en contacto con el suelo. Lo mismo en montaña como en carretera. Si vives en zona que llueve habitualmente, igual te compensa cambiar a un neumático específico de lluvia. Su dibujo ayuda desviar el agua hacia el exterior de la cubierta. Y para el barro tiene mejor agarre.

También resbalan y mucho, las líneas blancas de los pasos de cebra o de la calzada, las alcantarillas y pasos de madera,  como por ejemplo en los puentes. Un resbalón ahí puede hacerte caer o llevarte un buen susto.

Por eso usa SIEMPRE EL CASCO!!

Espero que estas recomendaciones te animen a usar la bici incluso en los días de lluvia y en tus trayectos para ir al trabajo como un día más del calendario.

 

 

 

 

 

 

 

NON STOP MADRID LISBOA

NON STOP MADRID LISBOA

Este año ha supuesto un punto de inflexión para muchas chicas del club. Han dejado atrás sus  miedos a la competición y han dado ese paso del ponerse el dorsal para participar en una de las pruebas nacionales más duras, The Goods Madrid Tajo Internacional- Lisboa. 

Si ya daba ese paso anteriormente Mónica participando en la Titan Desert, esta vez les tocaba a las 8 integrantes de lo que fueron los dos equipos que nos presentamos a la prueba, Volotea uno, y Bizikume el otro. Fuimos dos equipos para hacernos compañía sobre todo en esas etapas nocturnas que tan mal pasé yo en mi anterior participación en el 2017. 

Todo empezó en Marzo. El patrocinador que buscaba corredoras y nosotras buscábamos sponsor . Una compañera es piloto de aviones, bueno, ya la la conocerás del vídeo de la Federación Española de Ciclismo, Elisa Martija, que trabaja para la compañía aérea Volotea, y nos animamos a aceptar la oferta. Lo tuvimos claro, uno de los equipos iba a ir sponsorizado. 

Rápidamente pensamos que ésta era la prueba ideal para poder sacar lo mejor de nosotras y hacer un sueño realidad. Correr en un equipo íntegramente femenino. En otras ediciones, a penas se presentaban uno o dos equipos, o las mujeres que participan siempre lo hacían con equipos mixtos. Este año participamos 8 equipos femeninos y casi 50 mujeres en total!! Es el claro síntoma de que todo el trabajo que venimos haciendo de apoyar el ciclismo femenino está dando sus frutos. 

Nos pusimos manos a la obra, y diseñé el programa de entrenamiento para todas. Cada una con sus características y sus gustos a la hora de entrenar. Si no eres de gimnasio, hay que buscar alternativas, haciendo series de fuerza en la bici, por ejemplo. Y eso es lo que hice. Conociendo un poco  a las corredoras, intentaba adaptarme lo mejor posible a ellas. Que el sacrificio de entrenar duro no limara la ilusión. Hay algunas que no les importa meter horas y horas, pero a otras nos gustan entrenamientos cortos y más intensos. Otras aprovechaban el verano de por medio para hacer viajes con alforjas y adaptarse lo máximo posible al plan, o incluso, en plenas vacaciones de pareja, llevarte las zapatilla de correr para no perder la forma. El caso era estar activas y con un único objetivo, llegar a Lisboa en el tiempo establecido por la organización, nada mas y nada menos que 55h. 

La logística de esta carrera es muy complicada, y, o bien cuentas con una auto-caravana para poder ir durmiendo por el camino o lo tienes muy difícil. Aun con el vehículo en cuestión es duro ya que a penas descansas en las estaciones. 

Recordamos que la Non Stop Madrid Lisboa es una prueba de ultra resistencia que se puede hacer en modalidad sólo, o en equipos de 2, 3 o 4 participantes. Cuantas mas participantes, más opciones de descanso. 

Son 10 etapas, de diferentes características y ahí estaba uno de los puntos claves de la prueba. Saber qué etapa hacía cada una. Las más rodadoras, las más técnicas, las nocturnas, las más largas… Al final todas tenían su aquel y todas las etapas fueron duras, el clima se encargó de eso. 

El equilibrar los equipos también fue un tema decisivo y parte de la estrategia. Conociendo como conozco a las corredoras, hoy se que hicimos la mejor de las apuestas. Cada una complementaba a la otra. 

Tras el reparto de etapas, la prueba del material, los entrenos que mes a mes íbamos completando, y la parte logística resuelta, contando con que llevamos a 2 asistentes por equipo,  llegó el gran día. 

Supimos desde el principio que no iba a ser fácil. El calor que amenazaba en la salida de las Rozas hacía presagiar lo que ya estaba ocurriendo esa semana por todo España. El calor sofocante daba paso  a terribles tormentas de granizo. Que si cuando las ves desde casa, en tu sofá calentito asustan, imaginatelo en vivo y en directo en medio del monte. 

La primera etapa salio de Las rozas, con bastante calor para terminar en Robledo de Chavela. Eso hizo que las compañeras llegaran sobre el tiempo previsto pero con claros síntomas de haberlo pasado mal tras 66.5km de puro btt. con un desnivel de 1025m. 

El segundo relevo nos conduciría hasta Burgohondo. Aquí fue donde cayó la gran granizada, y hubo muchos abandonos, así como gente que salió a la carretera para evitar el barrizal que se iba formando por la montaña. Fueron 79km con 1640m de desnivel positivo. 

 

Nuestras corredoras llegaron a comentar que  sintieron miedo, y que echaron en falta a alguien de la organización neutralizando la etapa. 

Pero no se dio el caso, y llegando  con tan sólo una hora de margen para el fuera de control, pudieron darnos el  tercer relevo, que nos llevaría de noche hasta Navalperal de Tormes, pasando por la sierra de Gredos. Un pequeño pueblo ya de la provincia de Avila. Fueron 60km en plena noche cerrada. Gracias ir acompañadas, pudimos cubrir los km sin más percances que el equivocarnos en algún cruce donde el track no estaba claro. 1636m de desnivel positivo en los primeros 40km de etapa, hicieron que nos relentizaramos sobremanera, y los kilómetros pasaran muy muy despacio. 

Llegamos a destino para darle el relevo al 4º equipo en salir. Mientras, el resto del equipo descansa o ayuda con la labores de asistencia, como preparar comidas, buscar la ropa de recambio  de ducha y demás menesteres del camino. El descanso se hace difícil en pleno viaje, pero siempre buscas un rato donde poder planchar la oreja en movimiento. A la vez que miras de reojo el reloj sabiendo que el tiempo corre y necesitamos llegar en hora a cada pueblo para que podamos seguir en carrera. 

De Navalperal de Tormes a Navaconcejo, separan otros 60km esta vez un poco más amables con el desnivel, casi 500m positivos, que también fueron de noche y con una larga bajada que les  hizo poner practica todo su dominio de la bicicleta. Exhaustas también llegaron a meta nuestras compañeras, con ganas de buscar su sitio para descansar. El día y la noche han sido muy largos también para ellas. 

Comenzaba aquí la que sin duda es la parte más dura de la prueba, el amanecer, y segunda ronda, para estos primeros equipos, que por decisión común iban realizar hasta tres relevos, al ser 10 etapas a repartir entre 4. 

Sin duda fueron para mi las corredoras más fuertes afrontando las etapas finales. Y aún quedaba una noche más sin descanso. 

La 5ª etapa discurría entre Navaconcejo hasta Cañaveral. 83 km con 1200mts de desnivel positivo una etapa muy rompe-piernas, donde las fuerzas ya empezaban a restar, aunque la ilusión de llegar a meta podía con  todo. Habían sido las primeras relevistas y pudieron llegar mas o menos descansadas a este punto. Los km también pasaron lentos. El agua comenzaba a caer de nuevo, y hacía presagiar una llegada más lenta del equipo. Nuestra preocupación iba en aumento a medida que pasaban las horas y las chicas no llegaban. Al final entraban hasta con una sonrisa. 

La sexta etapa se complicó sobremanera,  ya que la lluvia y el barro hicieron que los tiempos se dilataran, y las compañeras pasaran nuevamente una de las peores etapas de la jornada, con el miedo creciente de que cayera la tormenta de granizo que ya vivieron en la etapa 2, ya que habían anunciado que una segunda tormenta nos iba a pasar por encima.  Esto nos hizo tomar algunas precauciones que luego jugaron en nuestra contra.  La salida fue desde Cañaveral que les llevaba hasta Alcantara pasando por el embalse del mismo nombre, con repechos constantes, y con una distancia de 75km con 1500m de desnivel positivo. Sin duda una de las más duras del reto. 

Llegaron caladas, y con mucho frío.

Nos tocaba el 7º Relevo, la etapa que nos llevaría hasta Cedillo. Una etapa dura, con 82km y 1400m de desnivel muy rompepiernas. Constantes sube y bajas que si al  principio parecían divertidos, pasaron factura a mitad de etapa. El comienzo fue espectacular, con vistas al puente romano, pero que para verlas, había que salvar una buena subida de escaleras, dando la vuelta al pueblo. Las dehesas del comienzo daban paso poco después a una zona más técnica mientras iba llegando la noche. No llovió, ni hacía frio, y era plena tarde con buena luz. Lo tenía todo para ser una buena etapa. Pero no fue así.  Fue una etapa para olvidar. Sabes donde está tu limite cuando realmente no puedes dar una sóla pedalada más y sabes, que si tú fallas, todo el equipo cae contigo. Era una opción que no nos lo podíamos permitir después de todo el trabajo que habíamos hecho, de todo el tiempo invertido por las compañeras en cada km de esta aventura. El peso y la responsabilidad de la prueba recaen en un instante sobre ti, y no puedes parar de llorar hasta que, consigues darle la vuelta gracias al trabajo en equipo. Un solo error en tus decisiones, en tu alimentación, una molestia estomacal puede tirarte todo por la borda y hacer que todo se vaya al garete. Correr en equipo tiene sus pros y sus contras. Y el ciclismo, lo malo que tiene, es que no puedes pedir un cambio de jugador. Eres tu o tu. Respiro hondo. Siempre hay una salida. Gracias EQUIPO. 

La llegada a Cedillo ya entrada la noche, daba paso al 8º relevo. Tomaban la salida en la oscuridad, para adentrarse en la frontera y dejar España atrás. Una etapa que se presuponía rápida pero que traía consigo las consecuencias da las lluvias caídas en la pasada jornada, y la gente iba llegando a la estación de hidratación con claros síntomas de hipotermia. Nos hacía pensar en lo peor. Aquí ya todo el equipo está encima deseando que no pase nada más que pueda mermar las pocas fuerzas que quedan. Incluso en las asistencias se nota la fatiga ya que aunque se turnan para conducir e  intentar  dormir algo, tienes el corazón encogido a la espera impaciente del siguiente equipo y con las manos ocupadas en la mecánica del siguiente. 

La llegada de las chicas, sanas y salvas, nos da un poco de aliento, y de esperanzas de que aún podemos conseguirlo. Han sido nada más y nada menos que 100km con 1300 de desnivel y muchos charcos de agua, arena mojada y sobre todo muchas horas sobre la bici, casi dos horas por encima del tiempo en condiciones secas. 

Sale de Ponte de Sor el 9º relevo, las que fueron las primeras, las que más peso llevan encima. Con el amanecer a la vuelta de la esquina, parten con la ilusión de una nueva etapa en Portugal que nos hará reencontrarnos con ellas en la última estación de hidratación, Coruche. 80km con 1000m de desnivel positivo. Esta vez ya sin agua, y con una buena luz para ver los alcornocales esquilados de su corteza dejando paso al rojizo del su tronco. 

Vamos bien de hora, y se aproximan a dar el último relevo, el que nos alzará con la victoria, la nuestra, la de haber conseguido el objetivo de llegar a meta en el tiempo permitido por la organización. 

Llegan tras una etapa que les deja buenas sensaciones, cansadas pero con la labor ya hecha y satisfechas por haberlo dado todo. Es el final para ellas también. Pero aún queda el último relevo

Salen de Coruche dirección Alenquer las últimas relevistas. Las que tiene la lleve la felicidad si conseguimos llegar en hora. La espera se hace interminable mientras vemos pasar a casi todos los equipos que han ido por delante nuestra. 

La prueba no es de carácter competitivo. Es un formato de cicloturismo y autosuficiencia, con lo que atrás quedan, si los hubo, piques con otros equipos. Esto es un sálvese quien pueda y el objetivo es terminar la Non Stop Madrid Lisboa. La prueba más dura del calendario nacional. 

Así que nos preparamos todo el equipo para recibir a las compañeras, las que tras más de 770km cruzaran la meta. Y no las queremos dejar solas. Todas hemos dado lo que teníamos y algunas más, para hacer este sueño realidad. 51h 23′

¿Merece la pena? Mas de 51h sin parar, durmiendo poco, descansando menos, sufriendo física y mentalmente… Si, si merece la pena pasar por ese trace para ver a dos equipos unidos cruzar la línea de lo imposible, de lo que nunca nos hubiéramos imaginado, al menos en nuestras mentes limitadas hasta ahora.  A partir de aquí, los sueños van a ser un poco más fáciles de alcanzar, porque sabes que tu límite está un poco más allá de donde tu creías. 

Gracias equipo VOLOTEA Y BIZIKUME por hacernos llegar tan lejos. 

Volotea: Elisa, Alazne, Amagoia y Erkuden

Bizikume: Itizar, Jone, Laiene, y Miren. 

 

 

 

RETOS BIZIKUME RETO 50KM BTT

RETOS BIZIKUME RETO 50KM BTT

Ya os comentaba en otra entrada lo fácil que resulta hacer 100km de carretera cuando todo un equipo te está apoyando. 

Pues en la montaña pasa lo mismo. Creamos el reto 50km de Btt, para todas aquellas mujeres que ya llevan un tiempo haciendo salidas, pero que aún no han pasado esa barrera de 50km. Si bien es cierto que en la montaña hacer esos km es algo complicado en la zona que nos encontramos, nosotras diseñamos un recorrido bastante llano por la cuenca para que no resultara tan duro. Y es que Pamplona es la zona ideal para pedalear. Tienes  extensas llanuras que  se topan con las montañas cercanas que rodean la cuenca, y te permiten hacer muchos km sin alejarte demasiado.  Es un paraíso para la bici de montaña. 

Y si además se hace en primavera con el verde de los campos, el rojo de las amapolas, el aroma de la tierra recién regada por el rocío y la lavanda asomando por los caminos, se convierte en un souvenir para los sentidos. Todo eso resalta con  el cielo azúl grisáceo,  que es lo  más normal en esta época y que amenace tormenta como era la ocasión. Por suerte, no llovió. 

 

La mayoría de las participantes son del club, o las provincias limítrofes que se acercan a conocernos.

Las marchas cada vez tienen más presencia femenina, pero muchas están fuera del alcance de muchas mujeres, bien por kilometrajes, bien por desnivel o dificultad, es casi impensable que una mujer de 60 años que apenas acaba de empezar con la bici se apunte a una de ellas. La media de edad de las asistentes a nuestro reto roza los 40 años. Y es por eso que el formato que le damos es de quedada, para que sea mucho más accesible. 

También contamos con coche de apoyo, avituallamientos y posibilidad de acortar por si alguna no lo consiguiera. Así como guías que van apoyando y animando a cada participante. 

 

Para mi fue un gran día. Tuve la ocasión de alojar en mi casa a la participante que vino de más lejos, ni mas ni menos que desde Sevilla, y que consiguió terminar el reto con sus 62 tacos. Olé olé y olé. 

Hay que destacar que la participante más mayor tenía 65 años. Aunque faltaba una compañera aún mayor. 

Y es que en nuestros retos tienen cabida todas las mujeres que tengan una media de preparación, y la que no, pues se viene con una bici eléctrica y todas tan contentas. Porque el objetivo es compartir km, charletas  y risas. Gracias a la colaboración de Larequi bike pudimos contar con varias e-bike para prestar a las que les hizo falta. 

El día estaba oscuro, pero nos respetó el agua y pudimos disfrutar de un bonito recorrido por las pistas de la cendea de Iza. 

Las guías estuvieron siempre muy atentas y no hubo que lamentar ningún percance, sino contamos que una de las ciclistas cayó a un charco de agua. Entre las cerca de 60 participantes pudimos dejarle algo de ropa y que pudiera terminar la marcha lo más seca posible. 

La salida se hizo en la entrada de Aranzadi, desde Alemanes para recorrer la zona hacia el paseo del Arga, Berriozar, Zuasti, Asiain, Izkue y volver por Ororbia de nuevo a Berriozar. Ahí decidimos darle un poco de emoción a la ruta y probamos a subir las faldas del Monte Ezkaba, con algún senderito juguetón. Aquí ya las fuerzas empezaban a fallar y alguna tuvo que echar el pie a tierra. No pasa nada, hemos venido a disfrutar. Hacemos muchas paradas para reagruparnos. 

Pero eso es un reto, algo que si no te lo propones, no lo haces, pero que si tienes a otras 60 mujeres dispuestas a colaborar para que todas consigamos terminarlo, se hace muchísimo más llevadero. 

 

Y para poner el broche de oro a la aventura nada mejor que tener una buena comida con sorteo para todas las participantes. En esta ocasión hubo suerte y pudimos entregar un obsequio a todas las participantes. 

Aquí me gustaría hacer una mención especial a nuestra compañera Matilde, que este año no pudo acompañarnos en la salida, pero que vino a saludar en la comida. Te deseamos lo mejor para ti y tu familia. 

Este ha sido la cuarta edición y ya estamos deseando que llegue enero para formar la comisión de trabajo para el 5 reto Bizikume 50km btt. 

¿Te animas? 

 

 

 

 

RETOS BIZIKUME RETO 100KM CARRETERA.

RETOS BIZIKUME RETO 100KM CARRETERA.

Una de las ventajas de pertenecer a un club es que siempre hay un equipo de personas dispuesto a organizar algún evento. 

No nos planteamos organizar una marcha cicloturista por el papeleo y el curro que lleva, y lo que hacemos es organizar un par de quedadas al año que con una buena organización, nada tienen que envidiar a las marchas cicloturistas. 

Bizikume como club nació en Navarra y es ahí donde comenzaron nuestros retos, el Reto 100km de carretera y el Reto 50km Btt.  Este año  con la entrada de las provincias vascas se han creado nuevos retos para tener en cuenta. 

Y es que es un formato que nos gusta. 

Muchas mujeres que se inician en el mundo de la bici de carretera nos dicen que nunca han hecho 100km, que asusta un poco el número, y que no se sienten capaces. 

Desde el principio lo tuvimos claro. Eres capáz de hacerlo sola, pero, gracias al  Reto100km, te vamos a dar el primer empujón para que lo compruebes por ti misma. Nos juntamos alrededor de 50 mujeres para acompañarte en este día tan importante. 

Un equipo de trabajo se encarga durante los primeros meses del año de diseñar el recorrido, que sea lo suficientemente atractivo como para que disfrutes del paisaje, y no muy duro para que termines con ganas de mas. 

Y en este año, la zona a recorrer eran nada más y nada menos que las Tierras de Iranzu , cerca del embalse de Alloz, en Navarra.

 

En primavera, la zona está tan verde que deslumbra, y el paisaje se hace muy agradable a la vista, con suaves colinas para jugar a los toboganes. 

El reto comienza puntual, en el camping de Aritzaleku, tras la firma de la hoja de responsabilidad civil, y contamos con las guías, coche de apoyo y avituallamiento. El primero fue en la campa del monasterio de Iranzu, un lugar con un encanto especial. La jornada va a ser larga y hay que reponer fuerzas. 

Los km van pasando y el calor comienza a pasar factura, pero  las organizadoras están en todo y ya habían contado con ello, así que volvemos a parar en Ancin, y en el camping de Acedo. El recorrido por estos lugares es más llevadero. 

Para finalizar la ruta, llegamos a la subida reina del día. La subida de la presa que nos llevará de nuevo al punto de salida. En esas rampas, los 90km que llevamos encima comienzan a pesar y algunas sufren más de la cuenta. Pero lo bueno que tiene este deporte es que siempre tienes con quien apoyarte para una subida como esta, y en este caso, entre todas nos animamos y conseguimos llegar arriba. 

El punto final lo marcan la comida en el camping y el sorteo de regalos para todas las asistentes. 

Objetivo cumplido. Para muchas un sueño hecho realidad que gracias al apoyo de  las compañeras somos capaces de hacer cualquier cosa que nos propongamos. 

Te esperamos el año que viene!!