NON STOP MADRID LISBOA

NON STOP MADRID LISBOA

Este año ha supuesto un punto de inflexión para muchas chicas del club. Han dejado atrás sus  miedos a la competición y han dado ese paso del ponerse el dorsal para participar en una de las pruebas nacionales más duras, The Goods Madrid Tajo Internacional- Lisboa. 

Si ya daba ese paso anteriormente Mónica participando en la Titan Desert, esta vez les tocaba a las 8 integrantes de lo que fueron los dos equipos que nos presentamos a la prueba, Volotea uno, y Bizikume el otro. Fuimos dos equipos para hacernos compañía sobre todo en esas etapas nocturnas que tan mal pasé yo en mi anterior participación en el 2017. 

Todo empezó en Marzo. El patrocinador que buscaba corredoras y nosotras buscábamos sponsor . Una compañera es piloto de aviones, bueno, ya la la conocerás del vídeo de la Federación Española de Ciclismo, Elisa Martija, que trabaja para la compañía aérea Volotea, y nos animamos a aceptar la oferta. Lo tuvimos claro, uno de los equipos iba a ir sponsorizado. 

Rápidamente pensamos que ésta era la prueba ideal para poder sacar lo mejor de nosotras y hacer un sueño realidad. Correr en un equipo íntegramente femenino. En otras ediciones, a penas se presentaban uno o dos equipos, o las mujeres que participan siempre lo hacían con equipos mixtos. Este año participamos 8 equipos femeninos y casi 50 mujeres en total!! Es el claro síntoma de que todo el trabajo que venimos haciendo de apoyar el ciclismo femenino está dando sus frutos. 

Nos pusimos manos a la obra, y diseñé el programa de entrenamiento para todas. Cada una con sus características y sus gustos a la hora de entrenar. Si no eres de gimnasio, hay que buscar alternativas, haciendo series de fuerza en la bici, por ejemplo. Y eso es lo que hice. Conociendo un poco  a las corredoras, intentaba adaptarme lo mejor posible a ellas. Que el sacrificio de entrenar duro no limara la ilusión. Hay algunas que no les importa meter horas y horas, pero a otras nos gustan entrenamientos cortos y más intensos. Otras aprovechaban el verano de por medio para hacer viajes con alforjas y adaptarse lo máximo posible al plan, o incluso, en plenas vacaciones de pareja, llevarte las zapatilla de correr para no perder la forma. El caso era estar activas y con un único objetivo, llegar a Lisboa en el tiempo establecido por la organización, nada mas y nada menos que 55h. 

La logística de esta carrera es muy complicada, y, o bien cuentas con una auto-caravana para poder ir durmiendo por el camino o lo tienes muy difícil. Aun con el vehículo en cuestión es duro ya que a penas descansas en las estaciones. 

Recordamos que la Non Stop Madrid Lisboa es una prueba de ultra resistencia que se puede hacer en modalidad sólo, o en equipos de 2, 3 o 4 participantes. Cuantas mas participantes, más opciones de descanso. 

Son 10 etapas, de diferentes características y ahí estaba uno de los puntos claves de la prueba. Saber qué etapa hacía cada una. Las más rodadoras, las más técnicas, las nocturnas, las más largas… Al final todas tenían su aquel y todas las etapas fueron duras, el clima se encargó de eso. 

El equilibrar los equipos también fue un tema decisivo y parte de la estrategia. Conociendo como conozco a las corredoras, hoy se que hicimos la mejor de las apuestas. Cada una complementaba a la otra. 

Tras el reparto de etapas, la prueba del material, los entrenos que mes a mes íbamos completando, y la parte logística resuelta, contando con que llevamos a 2 asistentes por equipo,  llegó el gran día. 

Supimos desde el principio que no iba a ser fácil. El calor que amenazaba en la salida de las Rozas hacía presagiar lo que ya estaba ocurriendo esa semana por todo España. El calor sofocante daba paso  a terribles tormentas de granizo. Que si cuando las ves desde casa, en tu sofá calentito asustan, imaginatelo en vivo y en directo en medio del monte. 

La primera etapa salio de Las rozas, con bastante calor para terminar en Robledo de Chavela. Eso hizo que las compañeras llegaran sobre el tiempo previsto pero con claros síntomas de haberlo pasado mal tras 66.5km de puro btt. con un desnivel de 1025m. 

El segundo relevo nos conduciría hasta Burgohondo. Aquí fue donde cayó la gran granizada, y hubo muchos abandonos, así como gente que salió a la carretera para evitar el barrizal que se iba formando por la montaña. Fueron 79km con 1640m de desnivel positivo. 

 

Nuestras corredoras llegaron a comentar que  sintieron miedo, y que echaron en falta a alguien de la organización neutralizando la etapa. 

Pero no se dio el caso, y llegando  con tan sólo una hora de margen para el fuera de control, pudieron darnos el  tercer relevo, que nos llevaría de noche hasta Navalperal de Tormes, pasando por la sierra de Gredos. Un pequeño pueblo ya de la provincia de Avila. Fueron 60km en plena noche cerrada. Gracias ir acompañadas, pudimos cubrir los km sin más percances que el equivocarnos en algún cruce donde el track no estaba claro. 1636m de desnivel positivo en los primeros 40km de etapa, hicieron que nos relentizaramos sobremanera, y los kilómetros pasaran muy muy despacio. 

Llegamos a destino para darle el relevo al 4º equipo en salir. Mientras, el resto del equipo descansa o ayuda con la labores de asistencia, como preparar comidas, buscar la ropa de recambio  de ducha y demás menesteres del camino. El descanso se hace difícil en pleno viaje, pero siempre buscas un rato donde poder planchar la oreja en movimiento. A la vez que miras de reojo el reloj sabiendo que el tiempo corre y necesitamos llegar en hora a cada pueblo para que podamos seguir en carrera. 

De Navalperal de Tormes a Navaconcejo, separan otros 60km esta vez un poco más amables con el desnivel, casi 500m positivos, que también fueron de noche y con una larga bajada que les  hizo poner practica todo su dominio de la bicicleta. Exhaustas también llegaron a meta nuestras compañeras, con ganas de buscar su sitio para descansar. El día y la noche han sido muy largos también para ellas. 

Comenzaba aquí la que sin duda es la parte más dura de la prueba, el amanecer, y segunda ronda, para estos primeros equipos, que por decisión común iban realizar hasta tres relevos, al ser 10 etapas a repartir entre 4. 

Sin duda fueron para mi las corredoras más fuertes afrontando las etapas finales. Y aún quedaba una noche más sin descanso. 

La 5ª etapa discurría entre Navaconcejo hasta Cañaveral. 83 km con 1200mts de desnivel positivo una etapa muy rompe-piernas, donde las fuerzas ya empezaban a restar, aunque la ilusión de llegar a meta podía con  todo. Habían sido las primeras relevistas y pudieron llegar mas o menos descansadas a este punto. Los km también pasaron lentos. El agua comenzaba a caer de nuevo, y hacía presagiar una llegada más lenta del equipo. Nuestra preocupación iba en aumento a medida que pasaban las horas y las chicas no llegaban. Al final entraban hasta con una sonrisa. 

La sexta etapa se complicó sobremanera,  ya que la lluvia y el barro hicieron que los tiempos se dilataran, y las compañeras pasaran nuevamente una de las peores etapas de la jornada, con el miedo creciente de que cayera la tormenta de granizo que ya vivieron en la etapa 2, ya que habían anunciado que una segunda tormenta nos iba a pasar por encima.  Esto nos hizo tomar algunas precauciones que luego jugaron en nuestra contra.  La salida fue desde Cañaveral que les llevaba hasta Alcantara pasando por el embalse del mismo nombre, con repechos constantes, y con una distancia de 75km con 1500m de desnivel positivo. Sin duda una de las más duras del reto. 

Llegaron caladas, y con mucho frío.

Nos tocaba el 7º Relevo, la etapa que nos llevaría hasta Cedillo. Una etapa dura, con 82km y 1400m de desnivel muy rompepiernas. Constantes sube y bajas que si al  principio parecían divertidos, pasaron factura a mitad de etapa. El comienzo fue espectacular, con vistas al puente romano, pero que para verlas, había que salvar una buena subida de escaleras, dando la vuelta al pueblo. Las dehesas del comienzo daban paso poco después a una zona más técnica mientras iba llegando la noche. No llovió, ni hacía frio, y era plena tarde con buena luz. Lo tenía todo para ser una buena etapa. Pero no fue así.  Fue una etapa para olvidar. Sabes donde está tu limite cuando realmente no puedes dar una sóla pedalada más y sabes, que si tú fallas, todo el equipo cae contigo. Era una opción que no nos lo podíamos permitir después de todo el trabajo que habíamos hecho, de todo el tiempo invertido por las compañeras en cada km de esta aventura. El peso y la responsabilidad de la prueba recaen en un instante sobre ti, y no puedes parar de llorar hasta que, consigues darle la vuelta gracias al trabajo en equipo. Un solo error en tus decisiones, en tu alimentación, una molestia estomacal puede tirarte todo por la borda y hacer que todo se vaya al garete. Correr en equipo tiene sus pros y sus contras. Y el ciclismo, lo malo que tiene, es que no puedes pedir un cambio de jugador. Eres tu o tu. Respiro hondo. Siempre hay una salida. Gracias EQUIPO. 

La llegada a Cedillo ya entrada la noche, daba paso al 8º relevo. Tomaban la salida en la oscuridad, para adentrarse en la frontera y dejar España atrás. Una etapa que se presuponía rápida pero que traía consigo las consecuencias da las lluvias caídas en la pasada jornada, y la gente iba llegando a la estación de hidratación con claros síntomas de hipotermia. Nos hacía pensar en lo peor. Aquí ya todo el equipo está encima deseando que no pase nada más que pueda mermar las pocas fuerzas que quedan. Incluso en las asistencias se nota la fatiga ya que aunque se turnan para conducir e  intentar  dormir algo, tienes el corazón encogido a la espera impaciente del siguiente equipo y con las manos ocupadas en la mecánica del siguiente. 

La llegada de las chicas, sanas y salvas, nos da un poco de aliento, y de esperanzas de que aún podemos conseguirlo. Han sido nada más y nada menos que 100km con 1300 de desnivel y muchos charcos de agua, arena mojada y sobre todo muchas horas sobre la bici, casi dos horas por encima del tiempo en condiciones secas. 

Sale de Ponte de Sor el 9º relevo, las que fueron las primeras, las que más peso llevan encima. Con el amanecer a la vuelta de la esquina, parten con la ilusión de una nueva etapa en Portugal que nos hará reencontrarnos con ellas en la última estación de hidratación, Coruche. 80km con 1000m de desnivel positivo. Esta vez ya sin agua, y con una buena luz para ver los alcornocales esquilados de su corteza dejando paso al rojizo del su tronco. 

Vamos bien de hora, y se aproximan a dar el último relevo, el que nos alzará con la victoria, la nuestra, la de haber conseguido el objetivo de llegar a meta en el tiempo permitido por la organización. 

Llegan tras una etapa que les deja buenas sensaciones, cansadas pero con la labor ya hecha y satisfechas por haberlo dado todo. Es el final para ellas también. Pero aún queda el último relevo

Salen de Coruche dirección Alenquer las últimas relevistas. Las que tiene la lleve la felicidad si conseguimos llegar en hora. La espera se hace interminable mientras vemos pasar a casi todos los equipos que han ido por delante nuestra. 

La prueba no es de carácter competitivo. Es un formato de cicloturismo y autosuficiencia, con lo que atrás quedan, si los hubo, piques con otros equipos. Esto es un sálvese quien pueda y el objetivo es terminar la Non Stop Madrid Lisboa. La prueba más dura del calendario nacional. 

Así que nos preparamos todo el equipo para recibir a las compañeras, las que tras más de 770km cruzaran la meta. Y no las queremos dejar solas. Todas hemos dado lo que teníamos y algunas más, para hacer este sueño realidad. 51h 23′

¿Merece la pena? Mas de 51h sin parar, durmiendo poco, descansando menos, sufriendo física y mentalmente… Si, si merece la pena pasar por ese trace para ver a dos equipos unidos cruzar la línea de lo imposible, de lo que nunca nos hubiéramos imaginado, al menos en nuestras mentes limitadas hasta ahora.  A partir de aquí, los sueños van a ser un poco más fáciles de alcanzar, porque sabes que tu límite está un poco más allá de donde tu creías. 

Gracias equipo VOLOTEA Y BIZIKUME por hacernos llegar tan lejos. 

Volotea: Elisa, Alazne, Amagoia y Erkuden

Bizikume: Itizar, Jone, Laiene, y Miren. 

 

 

 

RETOS BIZIKUME RETO 50KM BTT

RETOS BIZIKUME RETO 50KM BTT

Ya os comentaba en otra entrada lo fácil que resulta hacer 100km de carretera cuando todo un equipo te está apoyando. 

Pues en la montaña pasa lo mismo. Creamos el reto 50km de Btt, para todas aquellas mujeres que ya llevan un tiempo haciendo salidas, pero que aún no han pasado esa barrera de 50km. Si bien es cierto que en la montaña hacer esos km es algo complicado en la zona que nos encontramos, nosotras diseñamos un recorrido bastante llano por la cuenca para que no resultara tan duro. Y es que Pamplona es la zona ideal para pedalear. Tienes  extensas llanuras que  se topan con las montañas cercanas que rodean la cuenca, y te permiten hacer muchos km sin alejarte demasiado.  Es un paraíso para la bici de montaña. 

Y si además se hace en primavera con el verde de los campos, el rojo de las amapolas, el aroma de la tierra recién regada por el rocío y la lavanda asomando por los caminos, se convierte en un souvenir para los sentidos. Todo eso resalta con  el cielo azúl grisáceo,  que es lo  más normal en esta época y que amenace tormenta como era la ocasión. Por suerte, no llovió. 

 

La mayoría de las participantes son del club, o las provincias limítrofes que se acercan a conocernos.

Las marchas cada vez tienen más presencia femenina, pero muchas están fuera del alcance de muchas mujeres, bien por kilometrajes, bien por desnivel o dificultad, es casi impensable que una mujer de 60 años que apenas acaba de empezar con la bici se apunte a una de ellas. La media de edad de las asistentes a nuestro reto roza los 40 años. Y es por eso que el formato que le damos es de quedada, para que sea mucho más accesible. 

También contamos con coche de apoyo, avituallamientos y posibilidad de acortar por si alguna no lo consiguiera. Así como guías que van apoyando y animando a cada participante. 

 

Para mi fue un gran día. Tuve la ocasión de alojar en mi casa a la participante que vino de más lejos, ni mas ni menos que desde Sevilla, y que consiguió terminar el reto con sus 62 tacos. Olé olé y olé. 

Hay que destacar que la participante más mayor tenía 65 años. Aunque faltaba una compañera aún mayor. 

Y es que en nuestros retos tienen cabida todas las mujeres que tengan una media de preparación, y la que no, pues se viene con una bici eléctrica y todas tan contentas. Porque el objetivo es compartir km, charletas  y risas. Gracias a la colaboración de Larequi bike pudimos contar con varias e-bike para prestar a las que les hizo falta. 

El día estaba oscuro, pero nos respetó el agua y pudimos disfrutar de un bonito recorrido por las pistas de la cendea de Iza. 

Las guías estuvieron siempre muy atentas y no hubo que lamentar ningún percance, sino contamos que una de las ciclistas cayó a un charco de agua. Entre las cerca de 60 participantes pudimos dejarle algo de ropa y que pudiera terminar la marcha lo más seca posible. 

La salida se hizo en la entrada de Aranzadi, desde Alemanes para recorrer la zona hacia el paseo del Arga, Berriozar, Zuasti, Asiain, Izkue y volver por Ororbia de nuevo a Berriozar. Ahí decidimos darle un poco de emoción a la ruta y probamos a subir las faldas del Monte Ezkaba, con algún senderito juguetón. Aquí ya las fuerzas empezaban a fallar y alguna tuvo que echar el pie a tierra. No pasa nada, hemos venido a disfrutar. Hacemos muchas paradas para reagruparnos. 

Pero eso es un reto, algo que si no te lo propones, no lo haces, pero que si tienes a otras 60 mujeres dispuestas a colaborar para que todas consigamos terminarlo, se hace muchísimo más llevadero. 

 

Y para poner el broche de oro a la aventura nada mejor que tener una buena comida con sorteo para todas las participantes. En esta ocasión hubo suerte y pudimos entregar un obsequio a todas las participantes. 

Aquí me gustaría hacer una mención especial a nuestra compañera Matilde, que este año no pudo acompañarnos en la salida, pero que vino a saludar en la comida. Te deseamos lo mejor para ti y tu familia. 

Este ha sido la cuarta edición y ya estamos deseando que llegue enero para formar la comisión de trabajo para el 5 reto Bizikume 50km btt. 

¿Te animas? 

 

 

 

 

TITANA Y BIZIKUME

TITANA Y BIZIKUME

Ella es Mónica Sopeña. Una mujer de armas tomar. Con algo menos de 3 años desde que empezó a montar en bici, ella ya ha participado en una de las carreras más duras que se realiza en el desierto, la Garmin Titan  Desert.

Acudió como acompañante el año pasado junto a su pareja Iban, y desde entonces se dijo que ella tenía que volver, pero a correrla.

El desierto hipnotiza. Tiene el poder de la atracción, y si además es en bicicleta, se conjuga todo para  que no puedas resistirte.

Para una persona normal, que practica deporte sacar tiempo tras la jornada laboral puede ser algo costoso, pero si además tienes que entrenar para una prueba de este calibre, y tienes 4 hijas la cosa se complica sobremanera.

Pero ellos lo decidieron. Es algo para meditarlo ya que el desembolso económico es muy importante. Pero es un sueño que tira, y mucho. Y se invierte hasta el alma si hace falta.

Y eso es lo que ha hecho ella, entregarse a fondo.

Es su primera carrera por etapas!! Me echo las manos a la cabeza, porque yo misma les suelo comentar a las chicas que hay que llevar una progresión, que cualquiera no puede ir a esa carrera…

Mónica me ha demostrado que su pasión, su perseverancia, su fuerza y optimismo rompen moldes y esquemas. No hay más que ver los vídeos y audios que nos enviaba en esa escasa hora de wifi en el campamento. La naturalidad  y fuerza con la que nos contaba el resumen de la etapa, pensando en el día a día y con la absoluta certeza de que iba preparada. Viendo el vídeo final de la llegada con esas lágrimas brotando de sus ojos, y el beso cómplice con su compañero sabemos lo que ha tenido que pasar para llegar ahí. Ha sido una batalla ganada. Ha sido Finisher.

La Garmin Titan Desert es una carrera de 6 etapas donde se pone a prueba todos los participantes. Puede parecer que lo más duro es rodar todos los días una media de 100 km, o el calor, o la escasez de agua, o las dunas, o la etapa maratón. Pero en realidad lo es todo. Y ahí si no vas bien entrenada  revientas. Entrenada física, mental y emocionalmente. Porque cuando tu cuerpo no puede, es la mente la que tira, y cuando eso falla, ya no te queda más que tirar de pasión y rasmia.

Está claro que ir con un compañero es mucho mejor que ir sola, pero si además es tu compañero de vida, la emoción y la pasión conjunta mueven montañas, y en ese caso, surcan dunas.

En esta edición hubo que lamentar la muerte de un ciclista en la segunda etapa por infarto.  Eso te hace ver que las condiciones en las que disputa la prueba son extremas. En esa etapa superaban los 45 grados.

Ella estaba bien entrenada. Había entrenado más kilómetros que nunca. Tenía la cabeza fuerte, con la idea de que era dura e iba a sufrir. Pero contaba con una ventaja, participar con Iban, una persona que ya sabía lo que era esto y que la iba a cuidar en todo momento, ocupándose ambos de hidratarse bien, comer, no forzar, saberse regular… algo muy fundamental cuando corres por etapas.

Todo tipo de asesoramiento era bienvenido, desde la estrategia nutricional, las gafas, la mejor crema para el culo, o el mejor culote.

Y es que uno de los mayores problemas que se presentan en la carrera es la mezcla entre sudor y arena. Da igual lo fuerte que esté, y lo bien que sepas usar el gps, que si te escuece algo, es para llorar.

Lo mejor de todo cuando hablas con ellas es que te dice que la ha disfrutado. Así hay que vivir estas cosas, disfrutando. Que ha sufrido, si, pero con conocimiento y pasión. Y que la va a repetir. Eso ya te hace pensar el nivel de fortaleza que tiene esta titana y Bizikume. Espero que sea liderando un equipo de mujeres y cuente conmigo, jeje.

LAS ETAPAS.

1ª Etapa:

109km con 800m de desnivel positivos. Una etapa en Merzouga que rodeaba la gran duna.

2ª etapa:

105km con 700mts de desnivel positivos. Etapa maratón, donde hay que ir sin el track, navegando. En esta etapa debes llevar todo el material que necesitas para la etapa, y para dormir. Merzouga-Ouzina.

3ª Etapa.

Ouzina- Merzouga. Esta etapa fue de transición tras el fallecimiento del participante, y se hacen neutralizados unos 70km  y sin clasificación.

4ª Etapa.

 Es una etapa de transición del desierto a la montaña, de Merzouga a M’ssici. DE 105km con 730 mt de desnivel. Una etapa muy rápida.

5ª etapa.

De M´ssici a El Jorf. 125km, con 1535m de desnivel. La más dura de montañaa con una subida de 14km y grandes rampas al final.

6ª y última etapa,

De Jorf a Maadid,  con 64km y 259 mt de desnivel. Etapa plana pero que se hace pesada por tener que pasar los bancos de arena.

Y después de todo esto aún tuvo tiempo de acordarse de nosotras en cada etapa y enviarnos lo que le habíamos pedido, un selfie con un camello.

Lo dicho Mónica es una Titana y Bizikume. Muy grande.

CÓMO CREAR TU PROPIO GRUPO DE MUJERES EN BICI

CÓMO CREAR TU PROPIO GRUPO DE MUJERES EN BICI

Desde hace tiempo varias me habéis preguntado cómo hemos llegado a ser tantas mujeres en el Club Bizikume. El secreto está en la pasión con la que organizamos las cosas y sobre todo la constancia. Pero para llegar hasta aquí hubo un largo camino que te voy a evitar, para que vayas directa al grano y te ahorres muchas de las vueltas que yo di para lograrlo.

Ahora eres tú la que quiere montar un grupo de mujeres en bici y no sabes por dónde empezar.

Bueno, voy a darte unas pautas para ello.

HAY DOS OPCIONES:

Tú ya montas en bici y quieres conocer a otras chicas que lo hagan contigo.

Y tú no montas en bici, quieres empezar a hacerlo, pero no sabes por dónde empezar.

EN LA PRIMERA OPCIÓN:

Tú ya tienes cierta idea de montar en bici.  

Conoces algunas rutas que sueles repetir.

Sabes más o menos desenvolverte en situaciones de crisis, como en un pinchazo….

Pero no conoces a más mujeres que salgan en bici. O incluso, las has llegado a ver, pero no sabes como contactar con ellas.  

BIEN, ESTAS SON MIS PROPUESTAS.

Puedes ir a tu tienda habitual de bicicletas, que será casi seguro la que más cerca te pille de casa, y deja aviso de que si conocen a otras mujeres que quieran salir, se pongan en contacto contigo.

Quizás tengas cerca un club de ciclismo y ellos cuenten con alguna chica que quiera empezara  salir contigo.

Puedes ir también a la piscina municipal de tu pueblo, o barrio y poner algún anuncio, o cartelito para que te llamen.

Incluso esto mismo puedes hacerlo en tu centro de trabajo. Quizás ya haya alguien que está empezando, o que va en bici al curro y se animaría  a alguna ruta.

O puedes empezar a seguir el programa de líderes de la federación española,  WOMEN IN BIKE, creando tus propias salidas para que se animen más chicas a salir.  Contamos con un cartel para anunciar las quedadas y te enseñamos todo lo que necesitas saber para ello.

En Facebook puedes compartir tus quedadas o seguir las que montamos desde la federación y animarte a salir en alguna de ellas en yosoyciclista.

Te puedes apuntar a cursos de perfeccionamiento de ciclismo, suelen ser de montaña, aunque en Bizikume también los hacemos de carretera, para conocer a más chicas y hacer un grupo con ellas. Si lo que necesitas es algunos consejos puedes encontrarlos en las redes.

Tienes que tener claro el carácter que quieras que tenga el grupo, paseos,  deportivo, viajes… Puede ser que lo que quieras es dar  paseos  y charlar con amigas,  o tu idea sea coger fondo para hacer un viaje que siempre has querido realizar. O terminar la marcha cicloturista de tu pueblo. Sea cual sea tu idea, debes dejarlo claro cuando contactes con las chicas. Cada una tendrá su opción, y os podréis apoyar las unas a las otras para conseguir vuestros objetivos.

Una vez hayas reclutado a unas cuantas chicas, podéis juntaros e incluso valorar la posibilidad de dar el paso y crear un club.

Con el tiempo, hay mujeres que incluso rentabilizan este hobby, sacando provecho a las rutas que hacen, montando viajes, cursos, dando charlas de cómo la bici les ha cambiado la vida, o montando su propio negocio relacionado con esto, bici cafés, ciclo repartos, etc. Esta parte ya requiere de una asesoría mas personalizada que puedes encontrar en esta web.

SI ESTÁS EN LA OTRA SITUACIÓN:

No sabes a penas nada de cómo funciona la bici. Ni los cambios, ni mucho menos arreglar un pinchazo.

No conoces rutas. Ni siquiera sabes por donde puedes ir con tu bicicleta.

No conoces a nadie que te acompañe. Tus amigas son anti deporte.

BIEN, ESTAS SON LAS OPCIONES: 

Puedes acercarte a la tienda de bicis de tu barrio o del pueblo más próximo y preguntar por otras mujeres que monten en bici.

Puedes acercarte al polideportivo y hacer lo mismo, seguro que muchas de las chicas que hacen ciclo indoor quieren probar a salir en bici de verdad.

Trastea entre tus contactos porque siempre hay alguno que ya sepa algo de bicis y le pides que te enseñe, lo más básico, para saber por dónde empezar a salir, y cómo arreglártelas sola.

Puedes mirar en el mapa de líderes y ver si hay alguna cerca de tu localidad y animarte a escribirle para que te ayude a dar ese  paso de empezar a salir en bici.

Puedes animarte a seguir la web de la federación española y ver si hay alguna quedada cerca y así empezar a salir con otras chicas.

En esta situación lo mejor es que inviertas en ti, y aprendas. Quién sabe si en un año no eres tú misma la que monta las quedadas y te encuentras en el primero.

En cualquiera de los casos, aquí estoy yo para asesorarte en lo que necesites.

GIRLS EXPERIENCE BIDASOA

GIRLS EXPERIENCE BIDASOA

El cartel de la oferta

Los Girls Experience son unas rutas que nos proponen los chicos de Pirineos. Bike

Unas rutas diferentes. Pensadas exclusivamente para nosotras. Para hacer la ruta cómodamente, con coche de apoyo, con guía mujer, cuidadas con mucho mimo y  al detalle. Con las mejores vistas y terrenos divertidos, para disfrutar al máximo todo el fin de semana. 

La primera experiencia fue la del Bidasoa en septiembre. Una ruta con cierta exigencia física pero que merecía la pena por  llegar arriba para ver las vistas de esos soleados días que nos acompañaron durante el fin de semana. 

Cuando tienes una empresa como Pirineos. Bike que te busca el mejor hotel de la zona, la mejor ruta, los senderos más divertidos, etc  tú solo tienes que preocuparte de pedalear y pasarlo bien, y si además, estás  bien acompañada, nada puede salir mejor. 

La primera etapa salía justo detrás del hotel, y no precisamente en llano. Una larga subida que hicimos cómodamente nos llevó al primer momentico del día. Las vistas del mar. Toda la cornise francesa, Hendaia, Donosti, Hobarribi… Simplemente espectacular. 

Tras la parada de rigor para disfrutar del   paisaje nos esperaba una divertida bajada por sendero endurero que afrontamos sin dificultades. 

EL momento del almuerzo, fue de lo más inesperado. En las ventas nos esperaba Jorge con la mesa puesta y un buen almuerzo de degustación de la zona, jamón, queso, chocolate, etc. Nos tuvimos que contener para poder seguir montando en bici. 

Mas de 5h nos costó hacer la ruta, ya que primaba que fuéramos cómodas, juntas y pasando un buen rato. 

Nos aproximamos al comienzo de la subida más emblemática de la zona, Larhun.  Una subida demasiado exigente para las carasterísticas del grupo, así que decimos no subir, y contemplar su silueta desde lo más cerca que pudimos. 

La etapa terminaba por otra subida que nos llevaba a contemplar la misma silueta pero desde otro angulo, por una subida en un mar de helechos.

La segunda etapa, la del domingo,  nos llevaba por el famoso recorrido del tren Bisadoa y su actual vía verde en dirección a Lesaka. Allí nos adentramos en unos bosques y riachuelos que nos hicieron recordar a un cuento de hadas. 

Si bien las vistas no fueron tan espectaculares como el primer día,  en ésta etapa pudimos darnos unos baños de bosque muy reconfortantes, cargándonos las pilas para toda la semana. 

Como es de esperar en una ruta de montaña, si subes mucho, y aunque la subida era muy muy llevadera, en algún momento tocó bajar, y eso si que fue divertido. Nuestros gritos de ánimos ahuyentaron a la fauna del lugar fijo. 

En esta etapa también hubo almuerzo. Esta vez un bocata nos estaba esperando en la cima del monte. Y es que cuando te cuidan con tanto detalle no hay queja alguna con tanta subida. 

Las horas pasan que da gusto, y la ruta llegaba a su fin. Creo que íbamos más despacio para que no terminara la jornada… pero  todo llega. y la despedida era inminente. 

En la retina nos quedan las imágenes de los paisajes, y de los divertidos días vivimos con estas chicas de EllaBikes, de Bizikume  y nuestras amigas Mireia Solé y Esther Iniesta, venidas de otras provincias que se acercaron a conocer las Montañas y bosques del Bidasoa

El año que viene repetimos!!