NON STOP MADRID LISBOA

NON STOP MADRID LISBOA

Este año ha supuesto un punto de inflexión para muchas chicas del club. Han dejado atrás sus  miedos a la competición y han dado ese paso del ponerse el dorsal para participar en una de las pruebas nacionales más duras, The Goods Madrid Tajo Internacional- Lisboa. 

Si ya daba ese paso anteriormente Mónica participando en la Titan Desert, esta vez les tocaba a las 8 integrantes de lo que fueron los dos equipos que nos presentamos a la prueba, Volotea uno, y Bizikume el otro. Fuimos dos equipos para hacernos compañía sobre todo en esas etapas nocturnas que tan mal pasé yo en mi anterior participación en el 2017. 

Todo empezó en Marzo. El patrocinador que buscaba corredoras y nosotras buscábamos sponsor . Una compañera es piloto de aviones, bueno, ya la la conocerás del vídeo de la Federación Española de Ciclismo, Elisa Martija, que trabaja para la compañía aérea Volotea, y nos animamos a aceptar la oferta. Lo tuvimos claro, uno de los equipos iba a ir sponsorizado. 

Rápidamente pensamos que ésta era la prueba ideal para poder sacar lo mejor de nosotras y hacer un sueño realidad. Correr en un equipo íntegramente femenino. En otras ediciones, a penas se presentaban uno o dos equipos, o las mujeres que participan siempre lo hacían con equipos mixtos. Este año participamos 8 equipos femeninos y casi 50 mujeres en total!! Es el claro síntoma de que todo el trabajo que venimos haciendo de apoyar el ciclismo femenino está dando sus frutos. 

Nos pusimos manos a la obra, y diseñé el programa de entrenamiento para todas. Cada una con sus características y sus gustos a la hora de entrenar. Si no eres de gimnasio, hay que buscar alternativas, haciendo series de fuerza en la bici, por ejemplo. Y eso es lo que hice. Conociendo un poco  a las corredoras, intentaba adaptarme lo mejor posible a ellas. Que el sacrificio de entrenar duro no limara la ilusión. Hay algunas que no les importa meter horas y horas, pero a otras nos gustan entrenamientos cortos y más intensos. Otras aprovechaban el verano de por medio para hacer viajes con alforjas y adaptarse lo máximo posible al plan, o incluso, en plenas vacaciones de pareja, llevarte las zapatilla de correr para no perder la forma. El caso era estar activas y con un único objetivo, llegar a Lisboa en el tiempo establecido por la organización, nada mas y nada menos que 55h. 

La logística de esta carrera es muy complicada, y, o bien cuentas con una auto-caravana para poder ir durmiendo por el camino o lo tienes muy difícil. Aun con el vehículo en cuestión es duro ya que a penas descansas en las estaciones. 

Recordamos que la Non Stop Madrid Lisboa es una prueba de ultra resistencia que se puede hacer en modalidad sólo, o en equipos de 2, 3 o 4 participantes. Cuantas mas participantes, más opciones de descanso. 

Son 10 etapas, de diferentes características y ahí estaba uno de los puntos claves de la prueba. Saber qué etapa hacía cada una. Las más rodadoras, las más técnicas, las nocturnas, las más largas… Al final todas tenían su aquel y todas las etapas fueron duras, el clima se encargó de eso. 

El equilibrar los equipos también fue un tema decisivo y parte de la estrategia. Conociendo como conozco a las corredoras, hoy se que hicimos la mejor de las apuestas. Cada una complementaba a la otra. 

Tras el reparto de etapas, la prueba del material, los entrenos que mes a mes íbamos completando, y la parte logística resuelta, contando con que llevamos a 2 asistentes por equipo,  llegó el gran día. 

Supimos desde el principio que no iba a ser fácil. El calor que amenazaba en la salida de las Rozas hacía presagiar lo que ya estaba ocurriendo esa semana por todo España. El calor sofocante daba paso  a terribles tormentas de granizo. Que si cuando las ves desde casa, en tu sofá calentito asustan, imaginatelo en vivo y en directo en medio del monte. 

La primera etapa salio de Las rozas, con bastante calor para terminar en Robledo de Chavela. Eso hizo que las compañeras llegaran sobre el tiempo previsto pero con claros síntomas de haberlo pasado mal tras 66.5km de puro btt. con un desnivel de 1025m. 

El segundo relevo nos conduciría hasta Burgohondo. Aquí fue donde cayó la gran granizada, y hubo muchos abandonos, así como gente que salió a la carretera para evitar el barrizal que se iba formando por la montaña. Fueron 79km con 1640m de desnivel positivo. 

 

Nuestras corredoras llegaron a comentar que  sintieron miedo, y que echaron en falta a alguien de la organización neutralizando la etapa. 

Pero no se dio el caso, y llegando  con tan sólo una hora de margen para el fuera de control, pudieron darnos el  tercer relevo, que nos llevaría de noche hasta Navalperal de Tormes, pasando por la sierra de Gredos. Un pequeño pueblo ya de la provincia de Avila. Fueron 60km en plena noche cerrada. Gracias ir acompañadas, pudimos cubrir los km sin más percances que el equivocarnos en algún cruce donde el track no estaba claro. 1636m de desnivel positivo en los primeros 40km de etapa, hicieron que nos relentizaramos sobremanera, y los kilómetros pasaran muy muy despacio. 

Llegamos a destino para darle el relevo al 4º equipo en salir. Mientras, el resto del equipo descansa o ayuda con la labores de asistencia, como preparar comidas, buscar la ropa de recambio  de ducha y demás menesteres del camino. El descanso se hace difícil en pleno viaje, pero siempre buscas un rato donde poder planchar la oreja en movimiento. A la vez que miras de reojo el reloj sabiendo que el tiempo corre y necesitamos llegar en hora a cada pueblo para que podamos seguir en carrera. 

De Navalperal de Tormes a Navaconcejo, separan otros 60km esta vez un poco más amables con el desnivel, casi 500m positivos, que también fueron de noche y con una larga bajada que les  hizo poner practica todo su dominio de la bicicleta. Exhaustas también llegaron a meta nuestras compañeras, con ganas de buscar su sitio para descansar. El día y la noche han sido muy largos también para ellas. 

Comenzaba aquí la que sin duda es la parte más dura de la prueba, el amanecer, y segunda ronda, para estos primeros equipos, que por decisión común iban realizar hasta tres relevos, al ser 10 etapas a repartir entre 4. 

Sin duda fueron para mi las corredoras más fuertes afrontando las etapas finales. Y aún quedaba una noche más sin descanso. 

La 5ª etapa discurría entre Navaconcejo hasta Cañaveral. 83 km con 1200mts de desnivel positivo una etapa muy rompe-piernas, donde las fuerzas ya empezaban a restar, aunque la ilusión de llegar a meta podía con  todo. Habían sido las primeras relevistas y pudieron llegar mas o menos descansadas a este punto. Los km también pasaron lentos. El agua comenzaba a caer de nuevo, y hacía presagiar una llegada más lenta del equipo. Nuestra preocupación iba en aumento a medida que pasaban las horas y las chicas no llegaban. Al final entraban hasta con una sonrisa. 

La sexta etapa se complicó sobremanera,  ya que la lluvia y el barro hicieron que los tiempos se dilataran, y las compañeras pasaran nuevamente una de las peores etapas de la jornada, con el miedo creciente de que cayera la tormenta de granizo que ya vivieron en la etapa 2, ya que habían anunciado que una segunda tormenta nos iba a pasar por encima.  Esto nos hizo tomar algunas precauciones que luego jugaron en nuestra contra.  La salida fue desde Cañaveral que les llevaba hasta Alcantara pasando por el embalse del mismo nombre, con repechos constantes, y con una distancia de 75km con 1500m de desnivel positivo. Sin duda una de las más duras del reto. 

Llegaron caladas, y con mucho frío.

Nos tocaba el 7º Relevo, la etapa que nos llevaría hasta Cedillo. Una etapa dura, con 82km y 1400m de desnivel muy rompepiernas. Constantes sube y bajas que si al  principio parecían divertidos, pasaron factura a mitad de etapa. El comienzo fue espectacular, con vistas al puente romano, pero que para verlas, había que salvar una buena subida de escaleras, dando la vuelta al pueblo. Las dehesas del comienzo daban paso poco después a una zona más técnica mientras iba llegando la noche. No llovió, ni hacía frio, y era plena tarde con buena luz. Lo tenía todo para ser una buena etapa. Pero no fue así.  Fue una etapa para olvidar. Sabes donde está tu limite cuando realmente no puedes dar una sóla pedalada más y sabes, que si tú fallas, todo el equipo cae contigo. Era una opción que no nos lo podíamos permitir después de todo el trabajo que habíamos hecho, de todo el tiempo invertido por las compañeras en cada km de esta aventura. El peso y la responsabilidad de la prueba recaen en un instante sobre ti, y no puedes parar de llorar hasta que, consigues darle la vuelta gracias al trabajo en equipo. Un solo error en tus decisiones, en tu alimentación, una molestia estomacal puede tirarte todo por la borda y hacer que todo se vaya al garete. Correr en equipo tiene sus pros y sus contras. Y el ciclismo, lo malo que tiene, es que no puedes pedir un cambio de jugador. Eres tu o tu. Respiro hondo. Siempre hay una salida. Gracias EQUIPO. 

La llegada a Cedillo ya entrada la noche, daba paso al 8º relevo. Tomaban la salida en la oscuridad, para adentrarse en la frontera y dejar España atrás. Una etapa que se presuponía rápida pero que traía consigo las consecuencias da las lluvias caídas en la pasada jornada, y la gente iba llegando a la estación de hidratación con claros síntomas de hipotermia. Nos hacía pensar en lo peor. Aquí ya todo el equipo está encima deseando que no pase nada más que pueda mermar las pocas fuerzas que quedan. Incluso en las asistencias se nota la fatiga ya que aunque se turnan para conducir e  intentar  dormir algo, tienes el corazón encogido a la espera impaciente del siguiente equipo y con las manos ocupadas en la mecánica del siguiente. 

La llegada de las chicas, sanas y salvas, nos da un poco de aliento, y de esperanzas de que aún podemos conseguirlo. Han sido nada más y nada menos que 100km con 1300 de desnivel y muchos charcos de agua, arena mojada y sobre todo muchas horas sobre la bici, casi dos horas por encima del tiempo en condiciones secas. 

Sale de Ponte de Sor el 9º relevo, las que fueron las primeras, las que más peso llevan encima. Con el amanecer a la vuelta de la esquina, parten con la ilusión de una nueva etapa en Portugal que nos hará reencontrarnos con ellas en la última estación de hidratación, Coruche. 80km con 1000m de desnivel positivo. Esta vez ya sin agua, y con una buena luz para ver los alcornocales esquilados de su corteza dejando paso al rojizo del su tronco. 

Vamos bien de hora, y se aproximan a dar el último relevo, el que nos alzará con la victoria, la nuestra, la de haber conseguido el objetivo de llegar a meta en el tiempo permitido por la organización. 

Llegan tras una etapa que les deja buenas sensaciones, cansadas pero con la labor ya hecha y satisfechas por haberlo dado todo. Es el final para ellas también. Pero aún queda el último relevo

Salen de Coruche dirección Alenquer las últimas relevistas. Las que tiene la lleve la felicidad si conseguimos llegar en hora. La espera se hace interminable mientras vemos pasar a casi todos los equipos que han ido por delante nuestra. 

La prueba no es de carácter competitivo. Es un formato de cicloturismo y autosuficiencia, con lo que atrás quedan, si los hubo, piques con otros equipos. Esto es un sálvese quien pueda y el objetivo es terminar la Non Stop Madrid Lisboa. La prueba más dura del calendario nacional. 

Así que nos preparamos todo el equipo para recibir a las compañeras, las que tras más de 770km cruzaran la meta. Y no las queremos dejar solas. Todas hemos dado lo que teníamos y algunas más, para hacer este sueño realidad. 51h 23′

¿Merece la pena? Mas de 51h sin parar, durmiendo poco, descansando menos, sufriendo física y mentalmente… Si, si merece la pena pasar por ese trace para ver a dos equipos unidos cruzar la línea de lo imposible, de lo que nunca nos hubiéramos imaginado, al menos en nuestras mentes limitadas hasta ahora.  A partir de aquí, los sueños van a ser un poco más fáciles de alcanzar, porque sabes que tu límite está un poco más allá de donde tu creías. 

Gracias equipo VOLOTEA Y BIZIKUME por hacernos llegar tan lejos. 

Volotea: Elisa, Alazne, Amagoia y Erkuden

Bizikume: Itizar, Jone, Laiene, y Miren. 

 

 

 

QUÉ HACER A UNA SEMANA DE TU PRIMERA CICLOTURISTA.

QUÉ HACER A UNA SEMANA DE TU PRIMERA CICLOTURISTA.

Llega el buen tiempo y con él las grandes citas de las cicloturistas de carretera. Aunque este post vale para las dos modalidades vamos a enfocarnos en la de carretera, ya que nuestro club Bizikume acude este fin de semana a La peluso y la semana que viene a La Mussara, en Reus.

Dos cicloturistas que serán la primera vez para muchas chicas y quiero ayudarte a que vayas totalmente convencida de que lo vas a pasar genial.

ENTRENAMIENTOS:

A estas alturas habrás tenido una planificación semanal de entrenamiento, en la que, al menos habrás podido completar cerca de 100km semanales que es lo que recomendamos hacer como mínimo para terminar la marcha sin ser pasto de los buitres.

Si no es el caso, quizás hayas hecho ciclo indoor, carrera o algo de natación para complementar tus entrenamientos. Perfecto, eso también suma. Si has entrenado un total de 5/6 h semanales de cualquiera de estas disciplinas, podrás terminar la marcha con más o menos energía.

En la semana previa no hace falta que llegues a los 100km. Con salir un par de días, uno de ellos, el de la víspera, será suficiente. Un par de horas cada día, o al menos una para activar la musculatura y tu cuerpo te lo agradecerá. También puedes hacer spinning, o rodillo sin subir mucho de pulsaciones, entre el 60 y el 80%. Lo importante es estar activa. Si descansas toda la semana, lo notarás el día de la marcha, con cierta pesadez de piernas.

DESCARGAR LAS PIERNAS

Si has podido llevar a cabo tu planing semanal, donde seguro has tenido que meter kilometros, desnivel e incluso algo de gymnasio, tendrás las piernas algo cargadas.

¿Cómo puedes descargarlas?

Pues muy fácil.

Haciendo estiramientos y liberación miofascial. Eso que ves a la gente subidas en un rodillo imitando las posturas del camasutra.

Haciendo unos largos en la piscina. Recuerda, siempre que tengas costumbre!! Si no, déjate caer por el hidromasaje y así nadie se dará cuenta de tu técnica natatoria. Esto no lo hagas el día anterior a la marcha, que si no tus piernas van a parecer blandi blu, y no tendrán nada de todo muscular. A mas tardar el jueves.

O date un masaje de piernas en un centro deportivo. Suelen estar muy solicitados en estas fechas, así que reserva con antelación. Te dejarán las piernas como nuevas! También, como tarde el jueves. Y al día siguiente, rodada de activación.

ALIMENTACIÓN/HIDRATACIÓN

En cuanto a la alimentación, sería bueno seguir tu alimentación habitual, salvo las noches de jueves y viernes que tendrás que hacer una recarga de hidratos de carbono.

Algo que también habrás comprobado en tus entrenamientos. La comida es nuestra gasolina, y hay que recargar antes de gastar.

Desde el jueves vete cenando pasta, arroz, patata… hidratos de carbono, para rellenar los depósitos. Y bebe!! bebe agua, eh! que la cerveza no cuela como bebida isotónica. Ten en cuenta también la temperatura que hará el día de la prueba y recuerda hidratarte bien antes, durante y después. Los músculos lo necesitan.

En cuanto a la comida sobre la marcha, pues, es importante que revises si hay avituallamiento o no, pero aún y todo, lleva algo de comida encima, alguna barrita, para que no venga a visitarte el señor del mazo. Añade combustible cada hora y alejarás a ese señor de tu lado.

PONTE EN MODO PRUEBA

Ya tienes todo el trabajo hecho, has cumplido unos meses de duro entrenamiento, no lo tires todo por la borda una semana antes.

Descansa bien. Duerme lo suficiente. Comer y beber como ya hemos dicho.

Revisa tu bicicleta. Llévala limpia para poder disfrutar después de las fotos, que la mecánica funcione correctamente y no te fastidie la fiesta. Hincha las ruedas a 7/8 bares.

Estate atenta a la meteo para saber con qué ropa puedes salir y no llevar ni de más ni de menos. Manguitos y chaleco suelen resultar muy cómodos de guardar en el mallot.

Comprobar los horarios de recogida de dorsales, de salida, si hay tiempos de corte, la media que puedes llegar a hacer. Que no te pille el toro. No es para que vayas más rápido, pero si más atenta. Una cicloturista con una media de corte alta te obliga a ir en un grupo y no despistarte.

Si vas a necesitar llevar algo de comida en la marcha, alguna barrita, sales, etc. Prepáralo de víspera. El botellín puedes meterlo en el frigo para tenerlo fresquito.

DURANTE LA MARCHA

Es interesante que salgas con una grupeta que ya conoces y que lleves un ritmo que no sea superior al tuyo. Te puedes quemar y no llegar sana y salva a meta.

Disfruta del paisaje. Estas marchas suelen ser por sitios muy chulos, y a veces nos olvidamos de comprobarlo. Haz aprecio de ese curro de los organizadores.

Para en los avituallamientos. Has pagado por ello, así que aprovéchalo, habla con más gente, comenta la ruta… Pero no te empapuces que seguro aún queda algo por subir.

Espero haber resuelto todas tus dudas. Si aún así las tienes, puedes escribirme al correo y te respondo cuando pueda.

MUJERES EN BICI

MUJERES EN BICI

Si, todas las que montamos en bici somos parte de la comunidad de Mujeres en Bici. Eres parte de esa comunidad de mujeres a las que nos gusta la sensación de desplazarse en bicicleta, sentir el viento en la cara, respirar el aire fresco, ser dueña de tu tiempo, tiempo libre que lo pasas montando en bici. Eres ciclista.

Y es que hay muchas categorías de ciclistas. Seguro que si estás leyendo esto, eres de, al menos, una de ellas. Y si estas en todas, lo tuyo ya es de bici-o.

Veamos las categorías de mujeres ciclistas.

CICLISTA URBANA

Te desplazas al trabajo en bici cada día, incluso cuando llueve. Tienes ya tus truquillos para no llegar sudada al curro. Llevas ropa de recambio, o pillas un ascensor para salvar desnivel, o sales antes de casa para no correr. Llevas el kit de la perfecta ciclista urbana: timbre, luces, chaleco, parrilla o cestita. Y el chubasquero, que aquí en Pamplona, nunca se sabe.

Conoces los atajos para llegar antes a cualquier sitio. Eres crítica con el carril bici, aún te da respeto ir por la calzada, y detestas las aceras bici, pero… mientras llega el cambio… la pena que el carril de Pio XII no esté por toda la ciudad que si no…

Te fijas en todos los detalles, y te gustan las alforjas cuquis, y te van las marcas de estilo urbano como MundoOraintxe. El estilo retro es lo que se lleva. h

CICLOVIAJERA:

Te gustaba tanto eso de rodar y rodar que un día dijiste, voy a probar a ir al pueblo en bici. Y te encantó. Oíste hablar del camino de Santiago, y te lanzaste a recorrerlo por los alrededores de la comarca. Luego, fuiste buscando tus límites, llegaron las vías verdes, las vías fluviales, del Arga al canal del Midi, y de ahí al Danubio, y has visto que tu sed de aventura no tiene límites y ya estás diseñando tu próximo viaje por la Velodysse por Francia. Tu gran sueño es completar la Euroveló, con el menor equipaje posible.

Si, porque cada vez que vuelves de un viaje, te repites que no vas a volver a llevar ese hornillo viejo, o que comprarás una tienda de campaña menos pesada, o que te sobra la mitad de la ropa. Y ya te estás preguntando cómo hacen esos locos del minimalismo bikepaking si a ti te falta sitio!!

Ya… pero… con lo bien que se come en casa… prefiero llevarme la cocina encima. De estilo vegetariano, vegano, ecologísta, pacifista, activista, y sobre todo, feminista. Vamos, una Biela salvaje.

CICLODEPORTISTA

Así como a unas les da por correr, o hacer zumba, a ti te dió por el ciclo- indoor. Empezaste hace tiempo y te gustaba eso de esforzarte al son de la música. Pero te faltaba algo. La naturaleza, el poder hacer ejercicio al aire libre, como todos esos locos que corren. Así que te animaste a resucitar tu vieja bici del trastero, si, la que te regalaron el día de la comunión, casi seguro una “mountainbike” o la que te has quedado en el reparto de los bienes tras una ruptura amorosa y… te lanzaste a la calle!!

Vale, esto de rodar por ciudad no te va, así que te decides a la ruta más habitual. Empiezas por el paseo fluvial del Arga, y, claro, lleno de gente caminando, con sus niños, con los perros, con los carritos… no puedes correr, así que optas por ir a la carretera, buscando un terreno más despejado, y ves una pista y te metes, y esa vibración en el manillar te hace sentirte viva. Y ya no te conformas con eso, miras hacia arriba y dices, quiero subir San Cristóbal. Así que, a entrenar! tu reto, tu meta, te mantiene activa, te planificas, y si un día llueve, te dejas caer por el gym, así ya transformada, con unos culotes de verdad, un mallot de verdad, hasta con calas de verdad. Y ya estás pensando que llegue Julio para que, con la extra, pillarte esa bici que tanto miras en el escaparate de la tienda debajo de casa.

Lo que no sabes es que acabas de entrar en un mundo nuevo, un mundo sin fin, que lo que hoy es: por menos de 1000€ no te pilles nada, pasa a ser en dos años, por menos de 3000… Y es que nada es comparable a la sensación de ir en una súper bici, porque la realidad es esa, cuanto mas cara, mas cómoda es, puñetas.

Todo esto, si lo aplicas al modo Road también vale. Dícese de una vieja bici de corredor… ( ¿por qué las llamaban así y no de corredora? ) la ruta más fácil para empezar y terminando por subir el Tourmalet el año que el tour pase por ahí.

Tu estilo se va definiendo a medida que tu campo de acción va creciendo. Terminas por comprarte el gps, y la ropa va evolucionando de un culote del “deca” de 20€ al tope de gama con badana de carbono hiper mega flow anti-rozaduras porque cada vez haces más kilómetros.

De ahí al siguiente estilo, hay un paso. Si cruzas la línea, no podrás dejarlo.

CICLOTURISTA:

No confundir con cicloviajera. Esta versión es la forma intermedia entre ciclodeportista y la ciclista pro.

Te diste al deporte tan de lleno que empezaste a mirar las marchas cicloturistas. Cuando te das cuenta de que lo último que haces es turismo y que cuanto mas larga y mas dura es la marcha, más tienes que entrenar, dices, esto es lo que estaba buscando. Al principio te apuntas a la corta, que, bueno, suelen rondar los 100km en versión carretera, con un poco de miedo, por si no eres capáz de terminarla en el tiempo que marca la organización. Pero que una vez hecha la primera y que ves que te puedes enganchar a un grupico que te lleve a rueda, que te animan, con eso de que estamos pocas chicas siempre, y que todos son muy majos y hasta te quieren empujar si no puedes, jeje, ¿qué se piensan estos?. Igual, no se, me hago la larga el año que viene, si meto dos horas más de entrenamiento a las semana, me pillo un entrenador, voy al gym a la clase de TRX, que me han dicho que la fuerza es imprescindible, y cambio la alimentación, ya estoy en modo competi total. Y si encima la marcha, que aunque no es competitiva, tiene un tramo cronometrado para que vayas viendo si mejoras cada año, ¿para qué quieres más?

Además cada año salen marchas nuevas, y ahí está el gran reto, la Quebrantahuesos, que solo con el nombre ya ves que rezuma testosterona por doquier, pero que si ellos pueden, pues yo también, que las mujeres, si queremos, también podemos. Y si, ahí la tienes, como objetivo a largo plazo.

Todo esto si lo aplicas al modo mtb también vale. Cuanto más larga y más dura, mejor. Y el gran reto, será la Titan Desert.

CICLISTA PROFESIONAL

Te compraron la bici de pequeña, aprendiste casi sin ayuda. Eras la más rápida del pueblo, destacabas incluso con los chicos. Te terminaron comprando la bici de carreras, las más ligera. Y aunque no llegabas bien a los frenos, había que bajarle el sillín a tope, eras la más hábil con diferencia. Ninguna de tus vecinas, ni compañeras de clase te podía seguir, ni te comprendía, pero… ahí estabas tú, con tu traje nuevo de licra, de la escuela de ciclismo del pueblo.

Pasaste de categoría en categoría corriendo las carreras de los pueblos compitiendo con los chicos, a los que a muchos les ganabas. Aunque lo normal era que las pasaras canutas, pero la ilusión no te la quitaba nadie. Hasta que un día, te llevan a correr una carrera de chicas y sientes que ése es tu sitio. Más chicas como tú!! más chicas a las que les gusta correr, sufrir y competir!! y entras en un equipo de competición, y recorres toda España con ellos, y te llevan a campeonatos, primero regionales, después el de España, y vas y te escapas, y haces pódium. Y llegas a casa, y te llama tu madre, que tienes una llamada del seleccionador. Te quedas ojiplática cuando te dice que vas a ir con la selección española al Tour de L´aude!!

Tú y tus compañeras, entrenáis lo más duro que se puede para dejar a la selección lo más alto posible, pero te das cuenta que el nivel de las extranjeras es bastante mayor que el vuestro. Así que más entrenamiento, más trabajo duro, más sacrificios, más de todo… y los gastos o bien corren a cuenta del club o de tus padres, porque con tanta dedicación no puedes trabajar, ni tener un sueldo, pero tu ilusión es tan grande, y te ven tan metida, que todo lo que te dan es poco para cumplir ese sueño. El sueño de ser profesional. Poder vivir de esto. Como los chicos. Lástima que sólo 10 mujeres de éste país lo son.

Pero vamos a seguir luchando para que eso cambie y que todas las mujeres que lo valgan, puedan tener, al menos, la opción de ser ciclistas profesionales.

Si, ya lo sé, verse en todas las categorías en difícil, pero no imposible. Yo misma he pasado por todas las fases y soy un pupurrrí de ellas. Y me encanta. ¿ Pero sabes qué es lo que más me gusta de todo esto? Poder compartirlo con todas. Por eso creé la comunidad de de mujeres en bici y cada vez son más las que se unen a la gran aventura de rodar juntas.

Y tú, ¿qué clase de mujer en bici eres? ¿te sientes identificada con alguna?

EL ESTUDIO BIOMECÁNICO

EL ESTUDIO BIOMECÁNICO

Como cada año, las embajadoras Specialized recibimos nuestras nuevas bicicletas y necesitamos poner bien las medidas para no sufrir dolores o lesiones durante nuestros entrenamientos.

En el 2017 disfruté un montón con la Spacialized Amira. Una bicicleta ligera, compacta, muy manejable, sobre todo en las bajadas. Pero, no le puedes coger cariño, porque siempre hay algo mejor. Y así llegó en 2018 mi Specialized Women´s Tarmac disc Comp.

Siempre me habían hablado de lo bien que trabajan en Podoactiva y de su programa especializado para bicibletas Younext-bike dirigido en Pamplona por David Hermoso de Mendoza. Así que pedí cita y allí que fui a comprobarlo.

No he tenido nunca una lesión como tal por andar en bicicleta, pero a veces, al cambio de bici, sientes que el sillín no está donde debería, o sientes un ligero dolor en las rodillas, en la espalada, o un hormigueo en las manos o las piernas. Unos pocos milímetros que fallen en tus medidas pueden, a la larga ocasionarte una lesión. Así que si detectas que te ocurre algo de esto acude a un podólogo para corregirlo.

El estudio comienza con una pequeña entrevista para conocer los hábitos del ciclista. En este caso yo le cuento que monto en bici 4 días por semana, de entre 1 y 5h. En total hago unas 12h semanales de bici. Tras la entrevista, me hace una completa exploración fisiterapéutica, y una medición antopométrica, te miden la altura y longitud de brazos, tronco, piernas y pies. También te pasa a una consulta con el podólogo para un análisis de la pisada en carrera. Vamos, que te miden hasta el nombre.

Ahora le toca a la bici. David copia todas las medidas de mi bici en milímetros , bielas, calas, pedales, geometría, altura del sillín, etc y los trasladada a una bicicleta robóbica que está perfectamente diseñada para adaptarse a tu anatomía y en la que se ajustan todos lo parámetros que necesitamos para ir cómodas luego en la bici.

Lo bueno de este sistema es que puedes llevar cualquier bici, si tienes dos bicis, la de monte y la de carretera, te hacen un descuento, eso sí, vete con tiempo, ya que el estudio es tan completo que mínimo dos horas estas.

Una vez puestas las medidas en la otra bici, se hace un análisis en 3D para ver la eficiencia del pedaleo y corregir errores. Se colocan también unas mantas sensorizadas para medir la presión en el sillín y en las zapatillas para analizar la colocación correcta de las calas. Todo esto lo ves desde la bici robótica en una pantalla y vas viendo el movimientos con líneas de colores apreciando los sitios donde más presión haces al pedalear. Si se detecta alguna zona errónea, se hace una pequeña modificación, bien moviendo las calas, o bien desplazando el sillín hasta conseguir el movimiento más efectivo.

Cuando ya se han conseguido las medidas correctas, la optimización y la regulación necesaria en esa bici, se trasladan las medidas a la tuya. Se hace una última comprobación y ya tienes la bici a tu medida, como un traje de sastre. Sientes entonces que la bici está hecha para ti. Que es tu media naranja. Sales de ahí con una gran sonrisa por que sabes lo mucho que vas a disfrutarla.

El informe que te pasan es súper completo y si tras unos días, aún sientes molestias, debes volver y terminar los ajustes. Totalmente garantizado.

GIRLS EXPERIENCE  EZKARAY

GIRLS EXPERIENCE EZKARAY

Una de las mejores rutas que he vivido con diferencia ha sido la de La Rioja Ezkaray. 

El cartel de la ruta. 

Cuando Pirineos Punto Bike me ofreció hacer la ruta de carretera en Ezkaray, no me lo pensé dos veces. La zona me encanta y la propuesta con la bodega era irresistible. La diversidad de las etapas era lo que le daba calidad al viaje. 

Tres etapas con encanto en cada una de ellas. 

La primera discurría por pueblos pintorescos de la zona de lo que denominan la Riojilla Burgalesa.

Para empezar, saliendo desde Ezkaray, subimos al Alto de Pradilla, por una carretera secundaria y muy  tranquila, para llegar en bajada hasta Belorado. Allí nos esperaba el primer avituallamiento. Casi ni habíamos gastado!! 

Una de las caracteríticas de las rutas de Pirineos.Bike son los trabajados que están los recorridos. El detalle de meter zonas de esterrato las hacen de los más interesantes y divertidas, con un toque aventurero entre gravel y heroíca. 

Es curioso como algunos nombres de la zona sonaban a Euskera. A los pies de la sierra de Cantabria se encontraban Cellorigo y  Sajazarra, que nos trajo de cabeza unos días aprendernos los nombres. 

El  segundo avituallamiento estaba puesto en la parte más alta del primero de los pueblos. El balcón de la Rioja. 

Aquí si que repusimos fuerzas, necesarias para afrontar el final de la etapa con un viento cruzado que, gracias a la practica de los abanicos, se nos hizo más llevadero. 

La segunda etapa, en sábado,  era la que nos hacía pasar por zonas de viñedos, como antesala de lo que nos esperaba al final. Una exquisita comida en bodegas Lecea. Una bodega familiar ubicada en cuevas haciendo alusión a su nombre. 

La etapa discurría por serpenteantes carreteras, esta vez por la Rioja Alavesa, con un sube y baja que nos dejó las piernas calentitas. Y el estómago preparado. 

Lo más pintoresco de esta etapa fue compartir el almuerzo en el mismo sitio  en el que lo hacen los jornaleros que recogen la uva en plena vendimia. 

Otros tramos de esterrato, más viñedos y singulares Bodegas nos llevaron hasta el destino. 

Las Bodegas Lecea nos hicieron volver al pasado y vivir la vendimia como lo era antaño. 

Como os podéis imaginar, después de la comida volvimos al hotel, pero en coche. 

La etapa del domingo fue una aventura en si. Amenazaba lluvia, poro no tenemos por costumbre rendirnos sin intentar el asalto a la cumbre. El alto de La Demanda nos esperaba, eso si, cubierto con un manto negro. 

En apenas 10 km empezó  a llover y tuvimos que hacer una retirada masiva. Bajamos al hotel lo más rápido que pudimos, para seguir con el buen ambiente que nos había impregnado todo el fin de semana. 

Y como no podía ser de otra forma, culminamos la jornada con las crónicas de Izaro y un buen avituallamiento. 

Nos queda pendiente  hacer cumbre en la sierra y como no, repetir la bodega, que para eso vamos a La Rioja.